Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Cardenal Mauro Gambetti es el nuevo arcipreste de la basílica de San Pedro


La basílica de San Pedro tiene un nuevo arcipreste. Se trata del franciscano Mauro Gambetti, de 55 años, a quien el Papa hizo cardenal el pasado 28 de noviembre

Hasta ese momento era el Custodio General del Sacro Convento de Asís. 

Ahora sustituirá al cardenal Angelo Comastri como arcipreste de la basílica, presidente de la Fábrica de San Pedro que coordina las obras en la basílica, y vicario del Papa para la Ciudad del Vaticano.

Un cargo más delicado de lo que parece. 

Angelo Comastri tiene 77 años, y como es normal en la Curia, cuando cumplió 75 puso su cargo a disposición del Papa. 

El cardenal Comastri fue uno de los últimos grandes nombramientos de Juan Pablo II, en febrero de 2005. 

Se lo pudo ver con el Papa en la última “Urbi et Orbi” de Navidad, y en todas las ceremonias que el Papa ha tenido en San Pedro durante la pandemia.

Sin embargo, desde julio tiene poca capacidad de decisión. Y es que el Papa decidió poner un comisario al frente de la llamada Fábrica de San Pedro para investigar irregularidades en la concesión de obras en la basílica. 

Francisco confía plenamente en el cardenal Angelo Comastri, que además es autor de muchos libros de espiritualidad. 

Pero averiguar cómo se gastó ese dinero, poder orden y determinar si alguien se aprovechó de la buena fe del cardenal, es lo que ahora le espera al cardenal Mauro Gambetti. En cualquier caso será difícil engañar al nuevo jefe, un fraile con formación de ingeniero mecánico.

Javier Romero / JMB