Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Patriarca de Jerusalén: Sentimos tensión y frustración, pero estamos físicamente bien


Continúan el lanzamiento de misiles entre Israel y Palestina. Los católicos de la región no han sido atacados directamente, pero viven con tensión y frustración.

PIERBATTISTA PIZZABALLA, O.F.M.
Patriarca Latino de Jerusalén
“En Gaza, la escuela de las Religiosas del Rosario fue indirectamente golpeada, porque alrededor de su iglesia hay varios túneles de Hamas. Parte de la comunidad se ha trasladado a vivir dentro de la escuela, porque están más seguros. Les da miedo estar en sus casas”.

El patriarca latino de Jerusalén está llamando a la calma a todas las partes. Pide al mundo que no olvide la situación de Tierra Santa y que rece por la paz y la justicia. 

Una situación de extrema gravedad, aún mayor por los enfrentamientos en Jerusalén. 

PIERBATTISTA PIZZABALLA, O.F.M.
Patriarca Latino de Jerusalén
“Este rencor que ha estallado llevaba latente desde hace tiempo y no nos habíamos dado cuenta. Creo que tenemos que superar la ilusión de que un encuentro interreligioso de paz traiga ejemplos de convivencia. Tenemos que trabajar más en el territorio: escuelas, medios de comunicación, lugares de culto. Y estar atentos al lenguaje que usamos. Porque un lenguaje violento lleva a la violencia”.

Pierbattista Pizzaballa pide a los católicos mayor sensibilidad con Jerusalén, donde están las raíces de la fe. 

Teme que la situación empeore aún más en las próximas horas y espera que las llamadas del Papa al diálogo sean escuchadas. Y que sean escuchadas antes de que sea demasiado tarde. 

JMB

RR