Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

La familia que recorre Canadá a golpe de música folk cristiana


Alex y Miriam Duketow llevan 21 años casados. Viven en Ontario, Canadá, y junto con sus nueve hijos, formaron “Rhythm and Grace”, un grupo cristiano de música folk. 

ALEX Y MIRIAM DUKETOW
"Muchas de nuestras canciones tratan de captar el encuentro de nuestra fe católica con nuestra vida cotidiana, en las alegrías y en los desafíos... y nuestras canciones se han convertido para nosotros en una especie de oración constante a Dios que todos compartimos."

La música de los Duketow incluye instrumentos que van desde la guitarra hasta el acordeón, pasando por el piano o la flauta irlandesa. Incluso hay algunos pasos de baile. 

Como padres, Alex y Miriam dicen que ver a sus hijos madurar gracias a este proyecto, les permite ver con claridad qué significa ser padres.

ALEX Y MIRIAM DUKETOW
“Ha sido muy bueno como padres entender que nuestros hijos nos han sido confiados, que son un regalo para nosotros, y que Dios les ha dado dones. ¿Cómo podemos apoyarlos, cómo podemos darles el espacio para que florezcan? Ha sido algo hermoso de lo que formar parte”.

“Rhythm and Grace” ha realizado tres giras actuando por toda Canadá. Los Duketow dicen que la banda ha ayudado a su familia a salir sí mismos, a ofrecer sus talentos al mundo. 

ALEX Y MIRIAM DUKETOW
“Como familia, nos ayudó a mirar afuera, algo que falta las personas en estos días. Procuramos cuidar de nosotros mismos, cuidar de esa dimensión interior. Creo que la gente no lo hace y me parece que como familias debemos hacerlo, porque hay muchos modos de ayudar a lo que nos rodea”.

A través de la música, la familia Duketow sigue compartiendo su modo de vivir la fe por todo Canadá. Su iniciativa pretende ser una muestra de que la familia que reza unida y canta unida, permanece unida.