Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

La madre que dio la vida para salvar a su bebé, un paso más cerca de convertirse en santa


Mariacristina Cella Modellin, madre de tres hijos, fue declarada venerable por el Papa Frncisco el 30 de agosto de 2021, acercándola un paso más hacia la beatificación. 

Nació en 1969 en una familia católica del norte de Italia. Cultivó con dedicación su vida espiritual desde que era adolescente. La profundidad de su fe le daría la fuerza para realizar un extraordinario acto de altruismo.

H. CARLO CALLONI, OFMCAP
Postulador General, Orden de los Hermanos Menores Capuchinos
“Su carácter extraordinario no nace de la nada como un hongo, sino que va madurando lentamente. Cuando tenía 14 años, comienza su diario escribiendo “El Señor lo es todo. El Señor lo es todo para mí.” Así que es un proceso de maduración progresivo hasta llegar a ese momento, a ese gran gesto de caridad.”

En 1991, Mariacristina se casó con Carlo. Cuando estaba embarazada de su tercer hijo, un tumor aperció en su pierna. La pareja decidió retrasar la quimioterapia para no poner en peligro al bebé. 

El niño nació sano, pero era demasiado tarde para que Mariacristina pudiera recibir la quimioterapia y falleció a los 26 años.

H. CARLO CALLONI, OFMCAP
Postulador General, Orden de los Hermanos Menores Capuchinos
“Cuando el sacerdote celebró la unción de enfermos, ella dijo 'se acerca la Pascua, pero para mí hoy es Viernes Santo, pero no por eso falta la Providencia de Dios. Incluso este momento de dolor y de sufrimiento es por un bien mayor'”.

En esta fe inquebrantable por lo que su parroquia, su familia y todos los que la conocían la recuerdan. La “Asociación de Amigos de Cristina” se dedica a mantener viva su memoria a vivir siguiendo su apuesta de que nada está perdido si todo se ofrece a Dios. 

CT

TR: BGA