Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

El Papa a primer ministro del Líbano: Debemos trabajar para fortalecer el Líbano


El Papa Francisco se reunió en el Vaticano con el primer ministro del Líbano, Najib Mikati.

-"Buenos días".
-"Buenos días. Es un placer".
-"El placer es mío. El placer es mío".

Ambos líderes abordaron la crisis política y socio económica del Líbano, y el importante papel de los cristianos en el país.

El primer ministro viajó acompañado de su esposa.

-"Buenos días".
-"Buenos días".
-"Es un placer".

El Papa bendijo varios rosarios y algunos objetos religiosos.

Intercambiaron regalos ante los invitados del primer ministro. El Papa le entregó un ladrillo de una iglesia greco-melquita de Beirut, uno de los templos más dañados por la explosión del puerto el 4 de agosto de 2020.

La esposa del Primer Ministro regaló al Papa tres Cds de música.

-"Es una voz preciosa. Tiene que escucharla".

El Papa le regaló un bajorrelieve que evocaba un mensaje especial para el Líbano.

-"Que el trabajo y la abundancia de la tierra sean para todo el Líbano un mensaje de salvación".

También le entregó un ejemplar firmado de su último mensaje para la Jornada Mundial por la paz.

Después, aunque no es habitual, el Papa tuvo un breve discurso, sin guión. Primero recordó el difícil período que atraviesa el Líbano. Luego, hizo un llamamiento a la cooperación para que el país se recupere.

FRANCISCO
“Debemos esforzarnos, trabajar, para fortalecer el Líbano, porque es un país, es un mensaje, pero también es una promesa. Les aseguro mis oraciones, mi cercanía y también mi trabajo de hablar diplomáticamente con los países que pueden unirse al Líbano para ayudarlo a levantarse”.

El Papa invitó a los presentes, entre los que había musulmanes y cristianos, a rezar unos momentos en silencio por el Líbano.

Y el encuentro se concluyó con varias fotos de grupo.

CT

VM