Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Francisco a los novios: A menudo la vida no es como imaginábamos, sobre todo en el amor


Durante la audiencia general el Papa reflexionó sobre el noviazgo de José y María, cuya relación sufrió un giro inesperado cuando la Virgen se quedó embarazada de Jesús.

Francisco destacó la fortaleza de San José, que lejos de dejarse llevar por la amargura, el dolor o la humillación, toma la decisión de no denunciar a la Virgen.

FRANCISCO
"Muchas veces nos sentimos prisioneros de lo que nos ha sucedido. 'Pero mira lo que me pasó'. Y quedamos prisioneros de eso. Esa tentación es encerrarse en ese dolor, en ese pensamiento de las cosas feas que nos han sucedido. Y esto no nos hace ningún bien. Esto nos lleva a la tristeza y a la amargura. Un corazón amargo es algo feo".

El Papa recordó que San José tomó una decisión de hombre maduro, que acoge la vida como viene, sin romanticismos irrealistas.

FRANCISCO
"San José da una lección importante. Elige a María 'a ojos abiertos'. Y podemos decir, entre comillas, 'con todos los riesgos'. Muy a menudo nuestra vida no es como nos la imaginamos ¿eh? Sobre todo en las relaciones de amor, de afecto, nos cuesta pasar de la lógica del enamoramiento a la del amor maduro. Y se debe pasar ¿eh? Del enamoramiento al amor maduro. Vosotros, recién casados, pensad bien en esto ¿eh?".

El Papa explicó a los novios que la castidad y el respeto no son virtudes que se piden para crear sentido de culpa, sino para hacer fuerte al amor y ayudarlo a tomar decisiones difíciles sin dejarse llevar por el enamoramiento.

El Papa elogió la valentía de San José por no huir de una situación completamente inesperada y compartió una interpretación muy personal de un pasaje del Evangelio. 

FRANCISCO
"Pensad en el Evangelio de San Juan, un reproche que hacen los doctores de la ley a Jesús: no somos hijos nacidos de 'allí', refiriéndose a la prostitución, porque sabían cómo María se había quedado embarazada y querían humillar a la madre de Jesús. Para mí este es el pasaje más sucio, más demoníaco del Evangelio. Y este es el riesgo que decide correr José. Nos da una lección. Toma la vida como viene".

Francisco dirigió buena parte de la catequesis a los recién casados que estaban presentes. Para pasar del enamoramiento al “amor maduro” el Papa les aconsejó que después de una discusión no dejaran pasara el día sin haber hecho las paces.

JRB

VM