Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Benedicto XVI acusado de no actuar correctamente ante abusos cuando era obispo


Un informe independiente encargado por la archidiócesis de Munich asegura que Joseph Ratzinger no actuó correctamente ante 4 casos de abuso sexual.

El informe es el resultado de 2 años de trabajo. Analiza cómo fueron abordadas las denuncias de abusos desde 1945 hasta 2019.

Benedicto XVI también fue entrevistado por los autores del informe, pero negó haber actuado mal. 

No hay muchos datos sobre los 4 casos sobre los que se le acusa. 

En 2 de ellos, los autores abusaron mientras Ratzinger estaba en el cargo, y fueron condenados por la justicia, pero no fueron sancionados por la Iglesia ni se limitó su trabajo pastoral. 

En otro caso, Ratzinger admitió en la diócesis a un sacerdote ya condenado. 

Y el cuarto es el traslado a Munich de un sacerdote abusador para someterse a terapia psicológica. El sacerdote recibió encargos en una parroquia. 

En su respuesta escrita al informe, Ratzinger habría alegado que no estaba al corriente o que las denuncias no tenían entonces relevancia canónica o penal.

El informe es otra demostración de que por aquel entonces la percepción del daño de los abusos sexuales era muy limitada porque bastaba cambiar al sacerdote de parroquia.

También revela que entre 1945-2019 hubo al menos 497 víctimas de 261 abusadores, y que de ellos 173 eran sacerdotes. 

El portavoz del Vaticano, Matteo Bruni dice que se examinarán los detalles del informe y reitera la “vergüenza” por los abusos cometidos por sacerdotes.

JRB