Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

De científico a sacerdote: La historia de Lorenzo De Vittori


Lorenzo De Vittori es científico. Investigó la relatividad y las ondas gravitacionales. Pero su vida dio un giro radical.

Laurencius De Vittori
Ahora sacerdote dentro del Opus Dei al que ya pertenecía antes. Esta institución fue fundada por Josemaría Escrivá en 1928 y está dedicada a los laicos.

LORENZO DE VITTORI
Científico y sacerdote
De San Josemaría aprendí, sobre todo, a santificar el trabajo. En primer lugar, como investigador. Ahora haré mi mayor esfuerzo en mi nuevo trabajo como sacerdote.

A partir de ahora Lorenzo se dedicará a la atención espiritual de los demás miembros laicos del Opus Dei.

Es un escenario completamente nuevo aunque no inesperado. En los últimos años se trasladó a Roma para mejorar su preparación teológica y el año pasado, el actual prelado del Opus Dei, Fernando Ocáriz, le hizo la propuesta de ordenarse.

LORENZO DE VITTORI
Científico y sacerdote
Lo dejé en manos de Dios. En este tiempo terminé mis estudios en Teología, el máster y, el año pasado, en abril, vino la llamada del Padre, del Prelado de la Obra, y, en esta llamada vi la voluntad de Dios, la llamada de Dios y dije “sí, ¡aquí estoy!”

Lorenzo De Vittori fue ordenado sacedote el 21 de mayo junto a otros 22. 

Tiene claro que en su nueva etapa hay un punto sobre el que predicará con abundancia.

LORENZO DE VITTORI
Científico y sacerdote
Al mismo tiempo me gustaría poder transmitir la belleza del perdón. Aprender a perdonarse, aprender a entenderse, lo que no significa simplemente olvidar, sino amara a los demás, incluidos los errores pasados, y con ganas de empezar de nuevo.

De Vittori está convencido de que fe y ciencia se iluminan mutuamente y, de hecho, que haya sido ordenado sacerdote no significa que haya renunciado a la ciencia.

MRR