Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Peregrinos en vez de turistas, el plan del Vaticano para sus museos


El ministro de Cultura del Vaticano, el cardenal Gianfranco Ravasi, ha explicado en la Embajada Española ante la Santa Sede cómo aprovechar el arte religioso de Roma para convertir a los turistas en peregrinos.

CARD. GIANFRANCO RAVASI
Pdte, Consejo Pontificio para la Cultura
La meta no es el santuario, no es el lugar físico. Es en realidad encontrarse con lo divino, con el Misterio. Y encontrarse a uno mismo a través de la experiencia de la conversión interior. En este caso, cuando el viaje y la meta están unidos, sucede realmente el verdadero peregrinaje.

Lo ha dicho durante el encuentro “Peregrinar en un mundo postpandemia”, organizado en Roma por la Revista Vida Nueva y moderado por su director, José Beltrán.

Por su parte, la embajadora de España ante la Santa Sede, compartió su experiencia en Roma. Dice que la está transformando.

ISABEL CELAÁ
Embajadora de España ante la Santa Sede
Me ha deleitado escucharle a Monseñor Ravasi porque él efectivamente es capaz de explicar el arte desde un punto de vista exterior e interior. Esta es la cuestión. Yo creo que todo peregrino va por tierra extraña y realmente lo que hace no es solo superar las fatigas físicas del camino sino también hacer un peregrinaje interior. En el sentido de que ese mismo sufrimiento le hace crecer.

Todos los días unas 20.000 personas visitan los Museos Vaticanos. Es la principal fuente de ingresos de este Estado que sufrió un impacto económico muy duro por las restricciones de la pandemia y que ahora mira al futuro buscando cómo atraer más turistas.

RM