Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

El elogio a la arruga de Papa Francisco


El Papa ha criticado la obsesión por mantenerse jóvenes de la sociedad actual. El Pontífice ha defendido la belleza de la vejez durante la Audiencia General de este miércoles desde la Plaza de San Pedro. 

Tras saludar a los fieles, el Obispo de Roma se ayudó de un bastón para llegar hasta el altar y continuando su catequesis sobre la vejez el Pontífice habló de su perplejidad ante los cada vez más frecuentes intentos de borrar la huella de los años. 

PAPA FRANCISCO
Alimentando el mito de la eterna juventud,... y se hace mucho para recuperar esta juventud siempre. Pero tantos trucos, tantas cirugías, para parecer joven. Me acuerdo de las palabras de una sabia actriz italiana, Magnani. Cuando le dijeron que tenían que quitarle las arrugas. Ella dijo '¡No!, no las toque!, he pasado tantos años para conseguirlas, no ls toque'.
¿Tocarlas para que se vuelvan jóvenes? Pero joven de cara. Lo que interesa es la personalidad completa. Lo que interesa es el corazón. El corazón se mantiene con esa juventud del buen vino, que cuanto más envejece mejor es.

El Santo Padre dijo que los ancianos tienen una belleza que se debe apreciar. Para conseguirlo recomendó observar su ternura.

PAPA FRANCISCO
Me gustaría hacer hincapié en esta palabra: la ternura de los ancianos. Mira a un abuelo o a una abuela cómo miran a sus nietos, cómo los acarician. Esa ternura, libre de toda prueba humana, que ha superado las pruebas humanas y es capaz de dar el amor libremente, la cercanía en el amor de uno hacia el otro. Esta ternura abre la puerta a comprender la ternura de Dios.

El Papa lamentó que hoy en día la vejez se desprecie. Dijo que no es el fin sino todo lo contrario.

PAPA FRANCISCO
Cuando pensamos en la vejez así, entonces decimos: ¿cómo es que esta cultura del descarte decide descartar los ancianos, por considerarlos poco útiles? Los viejos son los mensajeros del futuro, los viejos son los mensajeros de la ternura, los viejos son los mensajeros de la sabiduría de una vida vivida. Sigamos adelante y fijémonos en nuestos mayores. Gracias.

RG