Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

El Papa llama a la solidaridad internacional para responder a la sequía y la guerra


Después de rezar el Ángelus en la Plaza de San Pedro, el Papa Francisco dirigió su atención a la crisis humanitaria en Somalia. Más de 750.000 personas han sido desplazadas internamente debido a la grave sequía.

PAPA FRANCISCO
La población de esta región, que ya vive en condiciones muy precarias, se encuentra ahora en peligro de muerte debido a la sequía. Espero que la solidaridad internacional pueda responder eficazmente a esta emergencia. Por desgracia, la guerra desvía la atención y los recursos, pero estos son los objetivos que exigen un mayor compromiso: la lucha contra el hambre, la salud y la educación.

Somalia está asistiendo a una histórica racha de dos años de sequía. Se espera que el número de personas que se enfrentan a niveles de hambre críticos aumente de cinco a siete millones. 

La situación no ha hecho más que empeorar por el cambio climático y el aumento de los precios de los alimentos como consecuencia de la guerra en Ucrania. 

El Papa también recordó al pueblo ucraniano que sufre en primera persona la guerra. 

PAPA FRANCISCO
Pedimos al Señor una misericordia especial, misericordia para el pueblo martirizado de Ucrania.

Su oración se produce pocos días después de que el presidente ucraniano, Volodymyr Zelenskyy, confirmara en Twitter una reciente conversación telefónica con el Papa. 

Fue su tercera llamada telefónica desde el comienzo de la guerra. Se produce mientras el Papa Francisco sigue expresando su deseo de viajar a Ucrania en un futuro próximo.

JM

TR: AM