Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Francisco cuenta lo que su enviado a Ucrania está viendo: “Salvajadas, monstruosidades”


Durante la audiencia general el Papa habló de lo que su enviado a Ucrania, el cardenal Krajewski, le contó. Se mostró visiblemente conmovido y preocupado.

FRANCISCO
Ayer me llamó y me contó... está dedicando tiempo a ayudar en la zona de Odesa y en sus cercanías. Me narró el dolor de este pueblo. Las salvajadas, las monstruosidades, los cadáveres torturados que encuentran. Unámonos a este pueblo, tan noble y mártir.

Durante la audiencia el Papa había recordado su viaje a Kazajistán para participar en el congreso de líderes religiosos. 

Allí se firmó una declaración final. En ella se pidió a la comunidad internacional un mayor compromiso por la paz y se condenó el extremismo religioso. Francisco recordó que estos encuentros tuvieron un inicio bien concreto.

FRANCISCO
Me gusta interpretar este paso adelante como fruto de un camino que viene de lejos: pienso en el histórico encuentro interreligioso por la paz convocado por San Juan Pablo II en Asís en 1986

El Papa también recordó a la comunidad católica que vive en Kazajistán. Una tierra de mártires que padeció mucho durante la era soviética y que ahora, aunque vive en paz, es muy poco numerosa.

FRANCISCO
Los católicos son pocos en ese país tan grande. Pero esta condición, si se vive con fe, puede traer frutos evangélicos, sobre todo la bienaventuranza de la pequeñez, de ser levadura, sal y luz, contando únicamente con el Señor y no con formas relevancia humana.

Al terminar la audiencia el Papa suele saludar a los peregrinos de distintas partes del mundo. La plaza enmudeció al escuchar a este grupo de la marina militar croata, que tradicionalmente son devotos de los cantos marianos.  

JRB