Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Se clausura la primera cumbre del clima de la ONU con la Santa Sede como Estado miembro


La cumbre de la ONU sobre el cambio climático COP27 ha llegado a su fin en Egipto con un acuerdo para establecer un fondo para las naciones vulnerables a los efectos del cambio climático pagado por los países ricos.

La Santa Sede participó por primera vez en la conferencia anual como parte del organismo de la ONU que supervisa las negociaciones sobre cuestiones climáticas. La Santa Sede también se adhirió en octubre al acuerdo de París de 2015 para dar su "apoyo moral" a los Estados "que responden a los desafíos que el cambio climático plantea a la humanidad y a nuestra casa común."

En sus declaraciones durante la cumbre de líderes mundiales en la COP27, el secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Pietro Parolin, dijo que la participación de la Santa Sede como un organismo estatal, en lugar de un observador, demuestra el compromiso del Vaticano en la lucha contra el cambio climático jugando un papel más activo en la cooperación internacional. 

CARD. PIETRO PAROLÍN
Secretario de Estado del Vaticano

El cambio climático no esperará por nosotros. Nuestro mundo es ahora demasiado interdependiente y no puede permitirse estructurarse en bloques insostenibles de países aislados.
Nuestra voluntad política debe estar guiada por la conciencia de que, o ganamos juntos, o perdemos juntos.

Durante la cumbre, el Papa Francisco expresó su esperanza de que los resultados mantengan a los países en el compromiso del Acuerdo de París. Este establece detener el aumento de la temperatura global en 1,5 grados centígrados comparada con los niveles preindustriales.

PAPA FRANCISCO
Espero que se den pasos adelante, con valor y determinación, en el camino trazado por el Acuerdo de París.

Los críticos de la decisión final de la cumbre dicen que no se acordaron suficientes medidas concretas para reducir las emisiones mundiales. Esto se debe a que los problemas de la guerra y la cadena de suministro han empujado a los países a depender aún más del carbón para obtener energía.

Aun así, el acuerdo de crear un fondo para los países vulnerables supone un gran avance en las negociaciones sobre el clima. Es la primera vez que el mundo industrializado compensará los costes de las tormentas mortales, las olas de calor y las sequías relacionadas con los efectos del cambio climático.

JM
TR: CA