Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

El Papa a sacerdotes latinos: “Sois pastores del pueblo de Dios, no clérigos de Estado”


Los alumnos del Pontificio Colegio Pío Latinoamericano recibieron cantando al Papa en una audiencia privada. Él los llamó a valorar la diversidad de los 15 países de los que proceden y a ser sacerdotes cercanos a la gente y lejanos a las ansias de poder.

PAPA FRANCISCO
Por favor, no negocien nunca la pastoralidad. Pastores del pueblo de Dios, no clérigos de Estado. No caigan en el clericalismo, que es una de las peores perversiones. Estén muy atentos

Francisco los invitó a estar con Jesús y salir a anunciarlo a los pobres. Algunos alumnos, como este sacerdote venezolano, le pidieron consejo. Quiere convertirse en un mejor confesor.

P. JOSÉ LEONARDO BASTO
Me ha dicho algo muy especial porque le he presentado una estola de color morado para que me la bendijera y me ayudara y le pedía que me bendijera para ser un buen confesor. Y me ha dicho que, si voy a un confesionario tengo que perdonar siempre como nos perdona cada día a cada uno de nosotros.

Es la segunda vez que este sacerdote argentino ve al Papa. La primera consiguió que le regalara una buena provisión de yerba mate.

P. JUAN MARCELO LEONARDI
Y le dije, “¡Papa Francisco! Lo estuve esperando para tomar mate”. Y me dice: “sí, no podía llegar”. Un chiste. Entonces, pues él me dice: “¿Te falta yerba?” “Sí, quiero yerba. Me hace falta”, le digo. “Bueno, pídele a mi secretario”. Sí, y te la envía.
Un mes después llegó. Con esa simpleza, esa sencillez. No lo hace solo conmigo. Lo hace con el argentino, alguien que toma mate, un uruguayo, un paraguayo.

Ahora proseguirán sus estudios en Roma con la certeza de que el Papa tiene un ojo puesto en ellos y en el desempeño de su vocación.

Rodrigo Moreno Quicios