Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

El Papa a presidente de Paraguay: “Conocí la chipa cuando trabajaba y me enamoré”


El Papa Francisco recibió a Mario Abdo Benítez, presidente de Paraguay. El mandatario le agradeció la creación del cardenal Adalberto Martínez Flores, el primer purpurado en el país.

-El cardenal de Paraguay. Quiero agradecerle por esa distinción.

La pareja bromeó con el Papa sobre su “adicción” a la chipa. Es una rosca elaborada con almidón de mandioca y queso típica de Paraguay. Sobre todo en Cuaresma.

-Es un vicio que, cuando trabajaba en un laboratorio, había muchos paraguayos. Ahí conocí la chipa y ahí ya...

-Se enamoró.

-Me enamoré.

Le regalaron varios productos típicos de Paraguay entre los que hubo un termo de cuero, un mate y una bombilla, todos elaborados por artesanos locales. También chipas, yerba, cocidos y té de Jaguareté Ka'a, una planta medicinal del país.

Francisco les regaló una cerámica elaborada en los talleres del Vaticano. También algunos de sus principales textos. El Presidente le confesó que su hijo guarda una carta que le firmó.

-Santidad, Mauricio tiene su carta en su pieza encuadrada.

Después el presidente se reunió con el Secretario de Estado vaticano, Pietro Parolin. Le regaló una talla de la Virgen de Caacupé.

-¡Mira qué bonita!

-La hemos tallado.

-Y que tiene muchísima devoción en el pueblo paraguayo.

-Muchísima, muchísima.

A la salida, la comitiva visitó los Jardines Vaticanos para dejar un ramo de flores ante una imagen de Nuestra Señora de los Milagros de Caacupé. También se detuvieron a rezar ante la tumba de Juan Pablo II y Benedicto XVI.

RM