Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Emotivo encuentro del Papa con estudiantes inmigrantes y sus familias en Harlem


Francisco fue recibido como toda una estrella en la escuela Nuestra Señora de los íngeles de Harlem. Los estudiantes no dudaron en inmortalizar el momento con sus smartphones. Algunos incluso pidieron al Papa un selfie.

Ya dentro de la escuela, alumnos de cuatro colegios de Nueva York ofrecieron al Papa la más cálida de las bienvenidas con una canción. Además le explicaron algunos de sus proyectos sobre el cuidado medio ambiente.

Después de estar con los niños, se reunió con un grupo de inmigrantes que han recibido ayuda de organizaciones católicas. Dos trabajadores entregaron al Papa un casco y un cinturón de obrero y le explicaron el sentido que le dan a su trabajo.

"Construimos dí­a a dí­a para sentirnos que también estamos poniendo nuestro granito de arena en los Estados Unidosâ?.

En su breve discurso, el Papa recordó que, a pesar de las dificultades que conlleva empezar de cero en una cultura diferente con un idioma diferente, lo importante es ponerse en camino.

FRANCISCO

"Aunque sé que no siempre es fácil tener que trasladarse y encontrar una nueva casa, vecinos, amigos. No es fácil, pero hay que empezar.â?

También les dijo que, aún con los altibajos propios de la vida, no olviden que la alegrí­a y la esperanza vienen de Cristo. Tomó prestadas unas palabras de Martin Luther King y aseguró que todas las personas tienen derecho a soñar.

FRANCISCO

"Un dí­a dijo: "tengo un sueñoâ?. Y él soñó que muchos niños, que muchas personas tuvieran igualdad de oportunidades. Él soñó que muchos niños como ustedes tuvieran acceso a la educación. Él soñó que muchos hombres y mujeres como ustedes pudieran llevar la frente muy alta con la dignidad de poder ganarse la vidaâ?. 

Como estaba en una escuela, aprovechó para mandar "unas tareas para hacer en casaâ?. Pidió a todos los presentes que recen por él, para que pueda seguir transmitiendo la alegrí­a de Jesús.

KLH /AC

CTV

VM

-BN

Up:AC