Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.


Sí­nodo propone que divorciados vueltos a casar â??estén más integrados en la comunidad cristianaâ?

Los portavoces del Vaticano se han mostrado visiblemente satisfechos por el documento de consenso que ha aprobado el sí­nodo de obispos y que contiene 94 propuestas al Papa. Todas ellas han sido apoyadas por la gran mayorí­a de participantes, excepto tres que han recibido un apoyo más ajustado

P. THOMAS ROSICA

Portavoz del Sí­nodo de Obispos 

"Quizá alguno de vosotros puede decir, bueno, esos tres o cuatro párrafos recibieron menos apoyos. Es un modo de ver las cosas. Otro serí­a verlo en el contexto de lo que el Papa está haciendo por la Iglesia. A él le gusta compararla con un hospital de campaña (que cura a caí­dos en la batalla). Es una expresión preciosa y significa que la Iglesia debe estar en lugares de grandes dificultadesâ?. 

Efectivamente, hay menor acuerdo en los puntos que afrontan la situación de católicos divorciados que luego se han casado civilmente. 

Quienes han votado en contra, temen que una malentendida misericordia debilite la propuesta de fidelidad matrimonial. 

El sí­nodo llama a los divorciados "hermanos y hermanasâ? y propone estudiar "qué formas de exclusión actualmente practicadas en ámbito litúrgico, pastoral, educativo e institucional puedan ser superadasâ?. Se refiere por ejemplo a que los divorciados puedan ser padrinos de bautizo, profesores de religión, o representantes de la diócesis.

Sugiere que estas situaciones se valoren según los criterios que propuso Juan Pablo II, como distinguir entre quienes han intentado sinceramente salvar el matrimonio, quienes han sido abandonados injustamente, o quienes lo han destruido.

Por otro lado, el sí­nodo propone que los sacerdotes ayuden a estas personas a formarse la conciencia y a discernir en qué situación están ante Dios. Explica que "la conversación con el sacerdote, en el foro interno, contribuye a la formación de un juicio correcto sobre lo que obstaculiza la posibilidad de una participación más plena a la vida de la Iglesia y sobre los pasos que pueden favorecerla y hacerla crecerâ?. Y dice que este discernimiento "no puede prescindir de las exigencias de verdad y de caridad del Evangelioâ?. 

P. THOMAS ROSICA

Portavoz del Sí­nodo de Obispos 

"El Papa ha revivido el Sí­nodo de obispos. Habla de colegialidad y sinodalidad. Y son dos cosas que han abundado estos dí­asâ?. 

 

En las propuestas del sí­nodo hay mucho más contenido. Se trata de un texto optimista y esperanzador que homenajea a las familias, recuerda que cuando hay dificultades hay que intentar resolverlas, que un pacto herido puede ser sanado, y reconoce el testimonio de fidelidad de los divorciados que no se han vuelto a casar. 

JMB-RA

MG

SV

- BN

Up: JMB