Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Peregrinos podrán obtener la misma credencial de los Jubileos de hace 900 años


Esta pequeña placa de apenas 9 centí­metros cuadrados tiene un significado mucho más grande que su tamaño. Es un recuerdo para aquellos que completan el Jubileo de la Misericordia, pero su historia se remonta a la Edad Media.

GIANCARLO ALTIERI

Biblioteca Apostólica Vaticana

"Era una medallita, una plaquita, que los canónigos de San Pedro daban a los peregrinos cuando llegaban a Roma en los siglos XI y XII. Era una prueba de que habí­an hecho la peregrinación a Roma. Así­ los peregrinos la llevaban a sus paí­ses de orí­gen para demostrar que habí­an cumplido el viajeâ?.

Se difundió en Roma durante el pontificado de Inocencio III. Así­ se identificaba rápidamente a los peregrinos, como ya pasaba con los que iban a las otras ciudades santas, Compostela y Jerusalen.

Mantiene los cuatro anillos que en la antigí¼edad permitian fijarla al mantel, la bolsa o el traje peculiar que distinguí­a a los peregrinos. La réplica de la actualidad tiene forma de pin.

Esta placa rectangular del peregrino o testimonium es de estaño y está elaborada en relieve. En su frontal aparecen los apóstoles San Pedro y San Pablo y su leyenda en latí­n. Pero ha tenido más imágenes.

GIANCARLO ALTIERI

Biblioteca Apostólica Vaticana

"Son placas dedicadas sobre todo a San Pedro y San Pablo, pero también estaba la cara de Jesús, que normalmente se llamaba 'la Verónica', o también la imagen de la Escalera Santa o de la Puerta Santaâ?.

En la presentación de esta placa en Roma, los responsables de la Biblioteca Apostólica Vaticana, que custodia la joya, recordaron el potente significado de la pieza.

MONS. JEAN-LOUIS BRUGUÉS

Bibliotecario Biblioteca Apostólica Vaticana

"El peregrino no era un simple viajero, sino un viandante que dejaba su propia tierra consciente de la fatiga del viaje y de los peligros que suponí­a. Los peregrinos viajaban a pie recorriendo 30 o 40 kilómetros diarios, atravesando incluso zonas peligrosasâ?.

La réplica de la placa actual se puede comprar ya en muchas iglesias de Roma y pronto llegará al extranjero

IPC

MG

JM

-PR

Up: IPC