Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Refugiado cristiano sirio acogido en parroquia del Vaticano: “Dios siempre ha estado a mi lado”


El 6 de septiembre de 2015, el Papa Francisco hacía este llamamiento en la plaza de San Pedro.

FRANCISCO
“Que toda parroquia, que toda comunidad religiosa, que todo monasterio, todo santuario de Europa acoja a una familia”.

A pocos kilómetros de allí, también a mediodía, Semaan aterrizaba en Roma procedente de Siria. Él, su esposa y sus dos hijos se acababan de convertir en refugiados sirios en Italia.

Sin embargo, lo más sorprendente estaba por llegar. El Papa fue el primero en predicar con el ejemplo y una semana después de su petición alojó en la parroquia del Vaticano a este cristiano sirio con su familia.

SEMAAN DAOUD
“Existen las coincidencias incluso no naturales. Pensaron que éramos una familia cristiana que venía de Siria, que llegaba en el momento y en la hora en el que el Papa hizo el llamamiento y eso les pareció sorprendente. Yo no tenía previsto venir ni ese día, ni a esa hora. Quizá fue esta la razón por la que nos ofrecieron la casa”.

Antes de subirse a este avión que lo condujo a Cuba y Estados Unidos, el Papa recibió la visita de Semaan y su familia que quisieron agradecerle su generosidad. La familia dejó muy impactado al Papa Francisco. 

FRANCISCO
“Hoy me he emocionado mucho porque delante de Casa Santa Marta ha venido a saludarme una de las dos familias que están acogidas en la parroquia de Santa Ana, en el Vaticano, sirios, refugiados… Se veía en su rostro el dolor por todo esto”.

SEMAAN DAOUD
“Recuerdo una cosa muy hermosa cuando le conocimos. Hablamos y le dijimos: “Rece por nosotros”. Pero él respondió: “No, no. Rezad vosotros por mí”. Sorprende mucho su humildad”.

Es este vecindario donde vivieron durante un año, en la casa del limosnero papal Konrad Krajewsky, que hace pocas semanas se la cedió de nuevo a otra familia también de refugiados sirios. Cuando Semaad ya pudo permitirse pagar una casa, dejó esta vivienda a disposición de quien la necesitara. Con la guerra, este damasceno que se dedicaba al turismo lo perdió todo. No obstante se considera muy afortunado porque dice que Dios siempre ha estado de su lado.

SEMAAN DAOUD
“Me considero afortunado en la vida. El Señor siempre ha estado a mi lado en los momentos difíciles. También en los de alegría y felicidad por lo que creo que soy afortunado y estoy convencido de que el Espíritu Santo actúa mucho, mucho en nuestra familia”. FLASH “En los momentos más difíciles y oscuros he sentido la presencia de Dios fuertemente”.

Seeman trabaja aquí, en Radio María en árabe, una radio que el propio Francisco impulsó para que la voz del Papa y el cariño de la Iglesia pudieran llegar a todos los cristianos perseguidos en Oriente Medio. 

Este católico greco-melquita sirio tiene una petición para los cristianos de todo el mundo: Que no abandonen a sus hermanos de la tierra donde se convirtió el apóstol San Pablo, un país al que Seeman anhela regresar algún día cuando llegue la tan ansiada paz.