Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

El pasadizo por el que escapaban los papas del Vaticano


Cuando uno piensa en el Vaticano la primera imagen que le viene a la mente es la basílica de San Pedro. Lo que muchos no saben es que a escasos metros de la basílica se encuentra Castel Sant'Angelo, una fortaleza que está conectada con el Vaticano por un muro conocido como “Passetto de Borgo”. Este pasillo servía como salida de emergencia para los Papas.

Son muchas las historias que albergan estos escasos 800 metros de pasadizo. Se sabe que algunas de las personalidades más importantes de Roma se sirvieron de él para huir, pero la escapada más conocida es la del Papa Clemente VII en el año 1527, durante el asedio y saqueo de Roma. Clemente se refugió en el Castillo durante 6 meses.

EDITH GABRIELLI
Directora, Museos Región de Lazio
“Visitar Castel Sant'Angelo quiere decir hacer un viaje en la historia de Roma. Este es uno de los monumentos que mejor representan la ciudad de Roma. Un monumento de la antigüedad que al contrario que otros, no ha sido destruido sino transformado. Quien viene aquí puede aún ver el mausoleo de Adriano”.

El castillo fue mandado a construir por el emperador Adriano en el año135 como mausoleo personal, pero fue en el año 590 durante la gran epidemia de peste que golpeó la ciudad de Roma, cuando recibió el nombre de Castel Sant'Angelo.

Se dice que el Papa Gregorio I vio al Arcángel San Miguel sobre la cima del castillo, como símbolo del fin de la peste. Esta escultura que vemos ahora del Arcángel, fue realizada por Rafaello.

En 1277 se conectó el Castillo con la Ciudad del Vaticano con un corredor fortificado que recibió el nombre de “Passetto”. Este pasadizo secreto está abierto todos los días.

EDITH GABRIELLI
Directora, Museos Región de Lazio
“El Passetto puede ser visitado todos los días, hay dos visitas guiadas. Una a las 11 de la mañana y otra a las 4 de la tarde, en italiano y en inglés. A través de un programa que se llama el Castillo secreto uno puede conocer no solo este pasadizo sino también otros lugares escondidos del Castillo como la prisión o la sala donde se escondió el papa Clemente VII. En verano se puede visitar también por las noches.”

Quien camina por el Passetto puede recrear imaginariamente cómo huyeron aquellas personas para llegar hasta la fortaleza de la ciudad para mantenerse con vida. 

EDITH GABRIELLI
Directora, Museos Región de Lazio
“Quizá el momento más mágico del passetto es cuando uno lo recorre y observa como ebulle la ciudad por ambos lados”.

El Castel Sant'Angelo es actualmente el quinto museo de pago más visitado de Italia. Sus murallas de travertino esconden secretos que jamás han sido revelados, pero que aguardan a ser descubiertos.