Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.


El Papa da las gracias por el Nacimiento y el gigante árbol de Navidad

El Papa Francisco se reunió en el Aula Paolo VI con las delegaciones de Polonia que le regalaron el árbol de Navidad y a los representantes de la Abadía Monasterio de Montevergine, encargados del Nacimiento de la Plaza de San Pedro.

Asistieron también los niños del reparto oncológico de algunos hospitales. Estos pequeños héroes se han encargado de realizar las decoraciones del árbol.

FRANCISCO
“El árbol que se proyecta en lo alto nos invita a subir “a los dones más altos”, a subir más alto de las nieblas que confunden, para experimentar lo bonito y alegre que es estar inmerso en la luz de Cristo. En la sencillez del Nacimiento encontramos y contemplamos la ternura de Dios, que se manifiesta en el Niño Jesús”.

El Papa se mostró contento y dio las gracias varias veces por los regalos que adornarán el Vaticano durante esta Navidad.

FRANCISCO
“Gracias por vuestro testimonio, por haber hecho aún más lindos estos símbolos navideños, que peregrinos y visitantes de todo el mundo podrán admirar. ¡Gracias! ¡Gracias! Esta noche, cuando se enciendan las luces del Nacimiento y del árbol de Navidad, también lo harán los deseos que habéis transferido con vuestro trabajo para decorar el árbol. Serán luminosos y los verán todos. ¡Gracias!”

Antes de despedirse, el Papa quiso saludar a algunos de los miles de peregrinos que se encontraban allí e incluso recibió algún que otro regalo curioso.