Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Juan Pablo I: la verdad sobre su muerte


Juan Pablo I no murió envenenado ni fue asesinado. La investigación realizada por la periodista Stefania Falasca demuestra que falleció a causa de un paro cardíaco. 

Antes de la cena, mientras rezaba con el secretario John Magee sintió un fuerte dolor en el pecho. A pesar del malestar no quiso llamar a un médico y esta decisión le costó cara. Horas después, durante la noche, se le paró el corazón. 

STEFANIA FALASCA
Vicepostuladora, Causa canonización Juan Pablo I

“El problema era que el propio Papa no consideraba alarmante este tipo de dolor porque él sufría de reumatismo. El médico me explicó que es un dolor muy parecido por lo que se podía confundir. Por tanto es probable que le haya dicho a su secretario que no se preocupe. Tanto es así que ni las religiosas se alarmaron”.

De esta forma la periodista pretende terminar con los rumores sobre su asesinato. Surgieron a causa de la inesperada muerte del pontífice y la torpe gestión comunicativa del Vaticano. Esta alimentó la desconfianza y la rumorología que hicieron las delicias de la prensa sensacionalista.

STEFANIA FALASCA
Vicepostuladora, Causa canonización Juan Pablo I

“No sabían cómo decir al mundo que el Papa que había sido tan querido por la gente se había ido de aquella forma repentina. Evidentemente, si hubieran sido claros y hubieran mantenido la lucidez no se habría ofrecido en bandeja de plata las sucesivas teorías que convirtieron la muerte de Juan Pablo I en un teatro”.

Lo que provocó la riada de teorías conspiratorias fue que el Vaticano no dijo que la persona que descubrió que el pontífice había fallecido era una monja. Esta, preocupada porque el pontífice no salía de su habitación, decidió entrar. Por escrúpulo se dijo que fue su secretario. 

STEFANIA FALASCA
Vicepostuladora, Causa canonización Juan Pablo I

“Quizás no dijeron que fue una religiosa la primera que vio al Papa porque la mentalidad era de otra época. Hablamos de hace 40 años y esta situación podría provocar cierto estupor en quien se encontró ante el deber de comunicar al mundo la muerte de Juan Pablo I. Se prefirió decir otra cosa”.

También hubo quien dijo que Juan Pablo I fue asesinado por sectores conservadores de la Curia obsesionados con frenar las reformas de un Papa nuevo y liberal.

STEFANIA FALASCA
Vicepostuladora, Causa canonización Juan Pablo I

“Estas son etiquetas que no se pueden aplicar a la Iglesia. Son etiquetas provenientes de una lectura política y no es serio aplicarlas a la Iglesia. Luciani fue elegido por unanimidad por una cualidad que es imprescindible para un hombre de Iglesia: ser pastor. Lo que hizo en 34 días de pontificado no fue más que poner en práctica las prioridades del Concilio Vaticano II”.

El proceso de canonización de Juan Pablo I está ayudando a esclarecer los interrogantes que produjo su inesperada muerte. Francisco ya aprobó el decreto de virtudes heroicas, el penúltimo paso hacia la beatificación.