Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa en Misa de Guadalupe: La Virgen tomó la piel morena y el rostro mestizo de sus hijos


Un año más la basílica de San Pedro se vistió de fiesta para honrar a la patrona de las Américas. 

El Papa Francisco presidió la Misa por la festividad de Nuestra Señora de Guadalupe. En su homilía insistió en que para Dios nadie es poca cosa o debe sentirse avergonzado. 

FRANCISCO
“El sueño de Dios no es ni será la esterilidad ni estigmatizar o llenar de vergüenza a sus hijos, sino hacer brotar en ellos y de ellos un canto de bendición”.

Francisco además explicó que Nuestra Señora de Guadalupe quiso aparecerse a San Juan Diego tomando los mismos rasgos de su pueblo.

FRANCISCO
“La Virgen de piel morena y rostro mestizo, sostenida por un ángel con alas de quetzal, pelícano y guacamayo; la madre capaz de tomar los rasgos de sus hijos para hacerlos sentir parte de su bendición”.

Por eso, el Papa reivindicó el especial carácter de los pueblos de América e invitó a defenderlos de cualquier intento uniformador.

FRANCISCO
“Nuestra fecundidad nos exige defender a nuestros pueblos de una colonización ideológica que cancela lo más rico de ellos, sean indígenas, afroamericanos, mestizos, campesinos, o suburbanos”.

Como es tradicional en esta jornada, la misa concluyó con el canto de “La Guadalupana”. Por cuarto año consecutivo Francisco presidió esta ceremonia en honor a la Virgen de Guadalupe, una tradición que inició Benedicto XVI en el año 2011.