Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa en Jornada Migrantes y Refugiados: El pecado es dejar que el miedo al otro alimente el odio


El Papa presidió la misa por la Jornada Mundial del Migrante y el Refugiado. A la ceremonia en la basílica de San Pedro asistieron cientos de emigrantes que viven en Italia desde hace años y a los que el Papa saludó afectuosamente. 

En su homilía Francisco pidió a las personas que superen el miedo al extranjero. Explicó que para las comunidades de acogida, el migrante tiene que ser visto como una riqueza e invitó a dejar de lado ideas preconcebidas.

FRANCISCO
“Es una invitación a superar nuestros miedos para poder salir al encuentro del otro, para acogerlo, conocerlo y reconocerlo. Es un invitación que brinda la oportunidad de estar cerca del otro, para ver dónde y cómo vive”.

El Papa es consciente de la realidad de la migración y por eso, aseguró que no es fácil para el migrante integrarse en una nueva cultura ni tampoco para los locales acoger. 

FRANCISCO
“Y así, a menudo, renunciamos al encuentro con el otro y levantamos barreras para defendernos. Las comunidades locales, a veces, temen que los recién llegados perturben el orden establecido, “roben” algo que se ha construido con tanto esfuerzo”.

Pero, aunque Francisco reconoció que tener miedo es comprensible, al mismo tiempo pidió a las personas que no se dejen solo arrastrar por ese sentimiento frente a los migrantes.

FRANCISCO
“Tener dudas y temores no es un pecado. El pecado es dejar que estos miedos determinen nuestras respuestas, condicionen nuestras elecciones, comprometan el respeto y la generosidad, alimenten el odio y el rechazo. El pecado es renunciar al encuentro con el otro, con aquel que es diferente, con el prójimo, que en realidad es una oportunidad privilegiada de encontrarse con el Señor”.

Después en el rezo del Ángelus el Papa repitió este mensaje y recordó que las migraciones son un signo de los tiempos. Explicó que cada forastero es una oportunidad para experimentar el encuentro con Cristo.

También hizo un anuncio. A partir del próximo año la Jornada Mundial del Migrante y el Refugiado pasará de celebrarse en enero a celebrarse la segunda semana de septiembre.