Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Por qué el Papa da más responsabilidad a las conferencias episcopales para traducir los textos de la misa


El Concilio Vaticano II facilitó la participación activa de los fieles en la liturgia impulsando la traducción de los textos de la misa.

Sin embargo esta decisión no fue fácil de poner en práctica porque traducir implica correr el riesgo de no ser fiel al texto original. 

JUAN JOSÉ SILVESTRE
Liturgista

“Desde el 69 hasta el 2001 la instrucción tiene como criterio de traducción que es más importante el destinatario que el mensaje. Si el destinatario no entiende el mensaje no sirve para nada. Por tanto, al traducir, prima el destinatario sobre el mensaje. Esto es lo que lleva a que muchas traducciones de las lenguas vernáculas no tengan mucho que ver con el latín porque la traducción típica latina se toma como una idea y esa idea se plasma en la lengua vulgar”.

La responsabilidad de traducir los textos litúrgicos recayó sobre las conferencias episcopales. Desde el Vaticano la Congregación para el Culto Divino solo tenía que confirmar la traducción hasta el 2001. En ese año, ante los muchos errores cometidos en la traducción, la Congregación pasó a tener un rol más exigente. 16 años después Francisco ha vuelto a poner las cosas como estaban con el Motu Proprio “Magnum Principium”.

JUAN JOSÉ SILVESTRE
Liturgista

“¿Qué es lo que ha buscado? Volver a la situación en la que nos encontrábamos después del Concilio Vaticano II, es decir: las conferencias episcopales son las responsables de las traducciones. FLASH Y por tanto, la congregación, únicamente tiene que confirmar, no reconocer”.

Con este Motu Proprio el Papa ha establecido que la Congregación para el Culto Divino no debe hacer un minucioso examen de la traducción para aprobarla. Debe confirmarla, no revisarla a fondo porque eso es responsabilidad de las conferencias episcopales.