Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Francisco: Sentir vergüenza por los pecados es bueno, significa que no aceptamos el mal


Francisco presidió la misa del Domingo de la Divina Misericordia en la plaza de San Pedro en compañía de 550 misioneros de la misericordia. Son aquellos sacerdotes a los que el Papa concedió la potestad para perdonar los pecados más graves durante el Jubileo de la misericordia, una misión que les ha mantenido.

En su homilía, Francisco pidió a los cristianos que no se cierren a la misericordia de Dios que se experimenta a través de su perdón.

FRANCISCO
“Me pregunto y os pregunto a cada uno de vosotros: ¿Me dejo perdonar? Para experimentar ese amor es necesario pasar por allí. ¿Yo me dejo perdonar?”

Francisco explicó además que es necesario pedir “la gracia de la vergüenza” como primer paso para acercarse a Dios después de haber cometido un pecado.

FRANCISCO
“Cuando sentimos vergüenza tenemos que estar agradecidos. Significa que no aceptamos el mal y esto es bueno. La vergüenza es una invitación secreta del alma que necesita del Señor para vencer el mal. El drama se produce cuando ya no se siente vergüenza por nada”.

El Papa también dijo que nunca hay que resignarse por volver a cometer las mismas faltas sino que hay que insistir en pedir la misericordia, porque con cada perdón es posible sentirse renovado y más amado.

Después dirigió el rezo del Regina Coeli y condenó fuertemente un nuevo ataque químico en Siria que podría haber costado la vida a decenas de personas, sobre todo, a mujeres y niños, en la ciudad de Douma.

FRANCISCO
“Recemos por los difuntos, los heridos y por las familias que sufren. No hay una guerra buena y una mala. Nada, nada puede justificar el uso de tales instrumentos de exterminio contra personas y pueblos inermes. Recemos para que los responsables políticos y militares escojan otro camino, el de la negociación, el único que puede conducir a una paz que no sea la de la muerte y la destrucción”.

Antes de marcharse, Francisco saludó personalmente a algunos de los misioneros de la misericordia y tuvo este detalle con este niño que quería abrazar al Papa.