Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Francisco pide paz en Tierra Santa: “No aprendemos nunca. Que Dios nos ayude”


Francisco culminó su catequesis sobre el Bautismo en una audiencia especialmente concurrida. El Papa se detuvo a saludar especialmente a este grupo de Ausonia, Argentina.

“Yo estuve en Ausonia en el año 59. Tenía 22 años”.

Durante la catequesis, el Papa explicó el significado del vestido blanco que se ponen los recién bautizados. Dijo que expresa su nueva condición de criaturas que resplandecen la gloria de Dios. También explicó el significado de la vela encendida; el fuego de la fe que los padrinos, padres y madres, deben proteger y alimentar.

FRANCISCO
“Es obligación de los padres, y de los padrinos y madrinas, alimentar la llama de la gracia bautismal de sus pequeños, ayudándoles a perseverar en la fe. La educación cristiana es un derecho de los niños. La educación cristiana es un derecho de los niños”.

El Papa se mostró dolido y preocupado por las guerras actuales. Esto fue lo que dijo al saludar a un grupo de excombatientes de la II Guerra Mundial.

FRANCISCO
“Da tristeza recordar las guerras. En el siglo pasado hubo dos grandes. Y ahora... no aprendemos nunca. Que Dios nos ayude”.

Pero el Papa no se quedó ahí: al final de la audiencia lanzó este extenso llamamiento por la paz en Tierra Santa.

FRANCISCO
“Estoy muy preocupado y adolorido por el aumento de las tensiones en Tierra Santa y Oriente Medio, y por la espiral de violencia que aleja cada vez más del camino de la paz, del diálogo y de las negociaciones. Expreso mi gran dolor por los muertos y heridos y estoy cerca con la oración y el cariño a todos los que sufren. Repito que nunca el uso de la violencia llevará a la paz. La guerra llama a la guerra, la violencia llama a la violencia”.

El Papa pidió a las partes involucradas en el conflicto y a toda la comunidad internacional que renueven “el compromiso para que prevalezca el diálogo, la justicia y la paz”. Al terminar este llamamiento, rezó con todos los peregrinos un Ave María por esta intención.