Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Hans Zollner: Las dos claves para evitar que un sacerdote caiga en los abusos sexuales


Este experto de la comisión vaticana para la Protección de Menores explica que para evitar que haya sacerdotes que abusen sexualmente es importante cuidar dos aspectos: 

Que el seminario estudie a fondo a los candidatos al sacerdocio antes de aceptarlos y que estos, una vez que son ordenados, no abandonen la dirección espiritual.

P. HANS ZOLLNER
Comisión Pontificia para la Protección de Menores
“La edad media de un sacerdote que comienza a abusar sexualmente es de 39 años. Otros abusadores como padres de familia, entrenadores, profesores, psicólogos, médicos o abogados comienzan a los 25”.

Hans Zollner explica que un sacerdote puede convertirse en abusador por problemas psicológicos y por otra causa: el vacío. Este puede empujarle a dar el paso.

P. HANS ZOLLNER
Comisión Pontificia para la Protección de Menores
“Es muy importante mirar la edad y las exigencias del sacerdote que está en los 40 años. ¿Qué le sucede? A los 40 años normalmente es responsable de una parroquia o de otra institución, por lo que las responsabilidades crecen, el trabajo crece. Por otro lado, a menudo, la vida espiritual se para. Quizás porque no tiene dirección espiritual, porque no hay un crecimiento espiritual paralelo al aumento de responsabilidades. Un párroco debe guiar a un grupo grande de personas, debe gestionar el dinero, planificar, ver a mucha gente. Invierte más en eso que en su vida espiritual y termina vaciándose por dentro”.

La Comisión Pontificia para la Protección de Menores enseña a obispos y laicos de todo el mundo a prevenir los abusos. Su máxima es que la solución pasa por involucrar a todos, no solo a quienes gobiernan. Por eso Zollner está de acuerdo con el mensaje que dio el Papa al Pueblo de Chile en su carta del 31 de mayo. 

En ella dijo que para evitar más abusos sexuales es necesario evitar el abuso de poder de clérigos elitistas que no escuchan a la gente. 

P. HANS ZOLLNER
Comisión Pontificia para la Protección de Menores
“El Papa va al fondo de la cuestión. No elige a uno, dos o tres chivos expiatorios sino que mira a la raíz del problema: cómo se han podido producir estos abusos y cómo se negó su existencia sistemáticamente durante tanto tiempo. Cómo hubo sacerdotes (abusadores) que fueron trasladados, la negligencia de los líderes de la Iglesia, los obispos. Lo principal es que el Papa mira todo el sistema en su conjunto. Y es muy consciente de que todos formamos parte del todo. Quiere entender cómo toda la Iglesia de Chile ha funcionado hasta el punto de producir esta situación”.

Por eso Francisco pidió un laicado más activo y una jerarquía más predispuesta a escucharlo para evitar que los obispos se aíslen.