Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa en ángelus pide medidas a la comunidad internacional para acabar con la guerra en Yemen


Más de 15 mil personas se acercaron a la Plaza de San Pedro para escuchar las palabras del Papa Francisco durante el ángelus.

Comenzó recordando dos parábolas de Jesús. Cuando Jesús compara el Reino de Dios con el crecimiento misterioso de la semilla y cuando lo compara con el grano de mostaza, que tras un crecimiento imprevisible, se convierte en la planta más grande del huerto.

En ambas hace analogía con la sociedad actual y pide a los cristianos que tengan fe, incluso cuando la semilla de sus acciones no ha dado aún sus frutos.

FRANCISCO
“Nosotros estamos llamados a vivir estos periodos como estaciones de prueba, de esperanza y de atenta espera para recoger lo sembrado. Por eso, en los momentos de oscuridad y dificultad, no debemos dejarnos abatir, sino permanecer anclados en la fidelidad de Dios”.

Tras el ángelus pidió a la comunidad internacional que no escatime esfuerzos para resolver la trágica situación humanitaria de Yemen.

FRANCISCO
“Sigo con preocupación la dramática suerte de la población de Yemen, ya extrema tras años de conflicto. Hago un llamamiento a la comunidad internacional para que no escatimen esfuerzos y poner urgentemente sobre la mesa de quienes negocian las partes involucradas para evitar que empeore aún más la trágica situación humanitaria. Recemos a la Virgen por Yemen”.

Recordó que el miércoles es la Jornada mundial del Refugiado y pidió que se preste atención al sufrimiento de las personas obligadas a huir. Deseó que este año las naciones alcancen un acuerdo para que las migraciones sean seguras y regularizadas.

FRANCISCO
“Espero que los Estados involucrados en este proceso lleguen a un acuerdo para asegurar con responsabilidad y humanidad la asistencia y la protección a quienes están obligados a dejar sus propios países”.

Francisco recordó que fue beatificada el sábado en Venezuela María Carmen Rendiles Martínez, fundadora de las hermanas Siervas del Señor como ejemplo de atención a los más necesitados.