Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Francisco: Los mandamientos nos libran del propio egoísmo


“Bueno ¿eh?”.

A pesar del viento el Papa dedicó varios minutos a saludar a los peregrinos antes de afrontar en su catequesis un tema complicado.

Reconoció que es imposible llevar una vida de fe plena si se viven los mandamientos como un conjunto de normas opresoras.

FRANCISCO
“Yo debo hacer esto, esto, esto. Solo deber. Pero te falta algo. ¿Cuál es el fundamento de este deber?”.

Para evitar vivir esa tensa relación con Dios dio los siguientes consejos. El primero detenerse a reflexionar en lo siguiente.

FRANCISCO
“En silencio, cada uno de nosotros responda. ¿Cuántas cosas bonitas ha hecho Dios por mí? ¿Cuántas cosas bonitas ha hecho Dios por mí?”.

Una vez que se reconocen la ayuda de Dios en la vida de cada uno el Papa recomendó cambiar el modo de juzgar los mandamientos. Son exigentes pero tienen un sentido y Dios pide pero siempre después de ayudar.

FRANCISCO
“Dios nunca pide sin dar antes. Nunca. Primero salva, primero da, después pide. Así de bueno es nuestro Padre. Ser cristiano es un camino de liberación. Los mandamientos te liberan del propio egoísmo y te liberan porque ahí está el amor de Dios que te ayuda a salir adelante”.

Si aún así no se experimenta la ternura de Dios el Papa aconsejó lo siguiente: mirar la propia vida con realismo, reconocer qué cosas oprimen para pedirle a Dios con humildad la liberación. Este fue el camino que emprendieron los israelitas para huir de Egipto.

En la audiencia había un aire de mundial de fútbol. Entre los peregrinos había muchos vestidos con las camisetas de sus selecciones. La del Papa se clasificó a octavos de final la noche anterior.