Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

El inédito encuentro del Papa en Bari con líderes cristianos para rezar por la paz


El Papa salió de Roma para un importante encuentro en Bari, en el sur de Italia. Allí consiguió reunir a los patriarcas y líderes de Iglesias de Oriente Medio para rezar por la paz y dialogar. Fue la primera vez que se reúnen, puesto que no están de acuerdo en muchas cuestiones. 

El Papa les saludó uno a uno en la puerta de la basílica de San Nicolás, un santo venerado por cristianos de Oriente y de Occidente. 

Entre los 19 líderes había católicos, ortodoxos y protestantes. Gobiernan comunidades que van desde Egipto hasta Turquía, pasando por Israel, Líbano, Siria o Irak. 

Luego, Francisco rezó con ellos ante la tumba de San Nicolás. 

A continuación, se desplazaron por las calles de Bari en el mismo autobús para participar en un encuentro de oración por la paz muy cerca de las costas del mar Adriático. 

Allí, ante 100 mil personas, el Papa lamentó la indiferencia ante la terrible situación que atraviesa Oriente Medio. 

FRANCISCO
“Guerra, violencia y destrucción, ocupaciones y diversas formas de fundamentalismo, migraciones forzosas y abandono, y todo esto en medio del silencio de tantos y con la complicidad de muchos. Oriente Medio se ha vuelto una tierra de gente que deja la propia tierra. Y existe el riesgo de que se extinga la presencia de nuestros hermanos y hermanas en la fe”.

Luego, recordó el motivo que los reunía: rezar por la paz y mostrar a quienes viven en esa región que, independientemente de su fe, no están solos. 

FRANCISCO
“La indiferencia mata, y nosotros queremos ser una voz que combate el homicidio de la indiferencia. Queremos dar voz a quien no tiene voz, a quien solo puede tragarse las lágrimas, porque Oriente Medio hoy llora, sufre y calla, mientras otros lo pisotean en busca de poder y riquezas”.

Durante la ceremonia, se fueron sucediendo las oraciones de los líderes cristianos. Desde el Papa copto, Tawadrós II..., hasta el Patriarca ecuménico de Constantinopla Bartolomé I...; o el patriarca de Bagdag, Louis Raphaël I Sako. 

Durante la ceremonia se entonaron también cantos en árabe y arameo, idiomas de Oriente Medio. 

Luego, los patriarcas encendieron una vela como símbolo de paz

Después regresaron a la basílica donde se reunieron a puerta cerrada ante una mesa redonda, en la que todos estaban al mismo nivel. 

Compartieron las preocupaciones y buscaron medidas para llevar la paz a la región y proteger a la minoría cristiana que paga las consecuencias de la violencia. 

Hace 100 años, antes de la I Guerra Mundial, los cristianos constituían el 20% de la población de Oriente Medio. Ahora son sólo el 4%. Como dice el Papa, “Oriente Medio se ha vuelto una tierra de gente que deja la propia tierra”.