Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Católicos de Irlanda preparan visita del Papa mientras atraviesan crisis de identidad


Irlanda es considerado un país católico, pero quizá lo sea menos de lo que parece. Según el sacerdote irlandés Gerard Whelan, de la Pontificia Universidad Gregoriana, hay que buscar las causas en los últimos siglos.

Explica que en el pasado, a menudo, cuando una chica se quedaba embarazada, la miraban mal en su entorno y se veía obligada a irse del país. Dice que este fue sólo uno de los errores de la Iglesia durante un período en el que abusó de su poder espiritual y político.

GERARD KEVIN WHELAN, SJ
Profesor, Pontificia Universidad Gregoriana
"Las decisiones que hoy los católicos lamentamos, como el referéndum sobre el matrimonio de personas del mismo sexo o el del aborto... tienen como trasfondo a irlandeses que intentan reafirmar su individualidad adulta frente y contra una Iglesia católica que afrontó las cuestiones sociales y morales de un modo muy particular”.

Según el censo, el 78% de los irlandeses se declararon católicos y poco menos de la mitad, practicantes. Por eso, la victoria del referéndum para aprobar el aborto por el 66% fue un shock. 

GERARD KEVIN WHELAN, SJ
Profesor, Pontificia Universidad Gregoriana
“El primer efecto del referéndum sobre el aborto ha sido un shock para los católicos practicantes. Ni los obispos, ni los sacerdotes ni nosotros, los jesuitas, esperábamos que el resultado fuera tan a favor del aborto”.

A pocas semanas de la visita del Papa a Irlanda para el Encuentro Mundial de las Familias, este profesor dice que viven la situación con un incómodo embarazo. 

GERARD KEVIN WHELAN, SJ
Profesor, Pontificia Universidad Gregoriana
“Nos sentimos confusos, también tras el referéndum del aborto... Nos sentimos confusos porque en esta situación vamos a acoger el Encuentro Mundial de las Familias y vamos a recibir al Papa. Francisco sabe perfectamente que estamos en la frontera de un cambio cultural, en una situación de declive de la Iglesia en varios frentes. Pero a él no le importa venir en estas situaciones y ayudar en lo que sea posible”.

Quizá la visita del Papa sirva para iniciar una nueva etapa, para impulsar la cultura cristiana. Obviamente, en lugar de reprender a las personas como ocurría en el pasado, propondrá de un modo atractivo la belleza de la familia y de la cultura cristiana, también cuando se cometen errores en la vida.