Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

El Papa viajará a Lituania con el mismo sacerdote que acompañó a Juan Pablo II


Este fin de semana Francisco se convertirá en el segundo Papa que visita los Países Bálticos. Mucho ha cambiado desde que hace 25 años viajó allí Juan Pablo II, cuando acababan de obtener su independencia. 

Este sacerdote lituano acompañó a Juan Pablo II en aquel viaje, y ahora acompañará a Francisco. 

MONS. VISVALDAS KULBOKAS
Sacerdote lituano
“En 1993, Lituania, Letonia y Estonia acababan de liberarse del régimen soviético y habían encontrado la independencia. Así que simbólicamente, Juan Pablo II fue recibido con mucho entusiasmo, no sólo por la Iglesia, sino por todo el país, porque significó que volvíamos a ser parte del mundo”. “Ahora, desde otro punto de vista, tras 28 años de independencia, nuestros países necesitan nuevas motivaciones para no perderse en el camino de la independencia y de la libertad, ahora que la Iglesia ha recuperado la posibilidad de vivir libremente”.

El sacerdote Visvaldas Kulbokas piensa que la visita del Papa va a dar impulso a la Iglesia y va a ayudar a romper los prejuicios que hay contra ella. Además, enseñará a los sacerdotes y obispos cómo ayudar a los jóvenes y a las familias, algo que no saben hacer porque lo tenían prohibido durante los años soviéticos. 

MONS. VISVALDAS KULBOKAS
Sacerdote lituano
“Sobre todo para la Iglesia, para los sacerdotes, para los religiosos de nuestros países bálticos, el mensaje del Papa es muy importante. No sólo el mensaje de aliento, sino también el impulso para la evangelización”.

Pero el sacerdote está convencido de que la visita va a ayudar a toda la sociedad, que atraviesa altos índices de suicidio, depresión y alcoholismo. 

MONS. VISVALDAS KULBOKAS
Sacerdote lituano
“En nuestra sociedad aumenta la emigración pero baja la natalidad. Esto significa que hay cierta desconfianza en el país, en nuestra situación”. “Creo que necesitamos aliento a nivel humano, tanto para defender como para seguir construyendo la libertad, la independencia y la responsabilidad. La visita en sí misma es un símbolo de aliento: el Papa ha venido, quería visitarnos, no estamos abandonados, no se han olvidado de nosotros”.

No será un viaje de grandes multitudes en las calles. Pero para este sacerdote lituano eso no importa. Espera que el Papa transmita a su tierra natal un mensaje de coraje, alegría y aliento.