Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

El Papa visita conmovido celdas donde el KGB torturó a sacerdotes y obispos


El Papa Francisco detuvo su coche a las puertas del gueto de Vilna, para rezar por los miles de judíos aniquilados por los nazis en esta ciudad hace justo 75 años. 

La presidenta le acompañó hasta el lugar que recuerda que de las 57.000 personas encerradas por los nazis en este barrio, sólo sobrevivieron dos mil.

No fue la única tragedia para los hebreos lituanos: antes de la llegada de los nazis, en el país había 208.000 judíos, de los cuales solo 12.000 sobrevivieron al Holocausto. 

Desde allí el Papa ha ido a otro de los lugares más terribles de la ciudad, la antigua sede de la Gestapo y del KGB, reconvertido en “Museo de la Ocupación y de la Lucha por la Libertad”.

El Papa ha visitado las celdas en las que fueron encerrados, interrogados y torturados, cristianos católicos y protestantes.

“En esta celda, (dos obispos) pasaron 10 años en prisión. Se ha reconstruido con sus vasos, con objetos de los prisioneros”.

Junto al obispo de Vilna, le acompañaba otro obispo que fue víctima de la represión en este lugar. 

El Papa regaló al Museo esta candela, que dejó encendida como homenaje a las víctimas. Luego rezó conmovido en este lugar de dolor y sufrimiento.

Junto al lugar de las ejecuciones, escribió un mensaje en el Libro de Honor del Museo. Dijo que “en este lugar de violencia y odio, rezó por la reconciliación y la paz”. 

A continuación, visiblemente cansado, se reunió con víctimas de la represión, junto al monumento que recuerda a quienes fallecieron a causa de los totalitarismos. Allí, más que un discurso, hizo esta oración. 

FRANCISCO
“Que en tu grito y en las vidas de nuestros mayores que tanto sufrieron encontremos la valentía para comprometernos decididamente con el presente y con el futuro; que aquel grito sea estímulo para no acomodarnos a las modas de turno, a los slogans simplificadores, y a todo intento de reducir y privar a cualquier persona de la dignidad con la que tú la has revestido”.

Lituania proclamó su independencia de Rusia en el año 1918. Pero en 1940, durante la II Guerra Mundial, la ocupó la Unión Soviética, y suprimió sus partidos políticos.

Entre 1941 y 1945 la ocuparon los nazis; y a continuación de nuevo la Unión Soviética. No obtuvo la libertad hasta 1990. 

Durante ese periodo perdió a 1/3 de su población. De ellos la mitad fueron asesinados o deportados. La otra mitad, tuvo que escapar del país. 

En este breve encuentro, el Papa ha rezado por todos ellos.