Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

La guerra en Yemen podría haber matado de hambre a más de 85.000 niños


La organización Save the Children advierte de que hay unos 85.000 niños menores de 5 años que habrían muerto de hambre desde que comenzó la guerra de Yemen hace ahora 4 años.

Los combates que se han intensificado en la ciudad de Hodeida han empeorado la situación alimentaria, tal y como apuntan desde el Programa Mundial de Alimentos. 

DAVID BEASLEY
Director Ejecutivo, WFP

“Ya estamos ayudando a unos 8 millones de personas pero todo indica que ese número ascenderá hasta los 12 millones a causa de la guerra. Por eso, he venido hoy a esta ciudad para lanzar un llamamiento a todo el mundo: necesitamos proteger esta ciudad a cualquier precio así como su puerto, porque si no lo hacemos mucha más gente va a morir”.

El Programa Mundial de Alimentos trabaja para asegurar que se pueda recibir comida a través de este puerto pese a la guerra. Desde hace un año llegan cada vez menos alimentos y medicinas a causa del bloqueo de la coalición saudita.

NAGLAA ELSONBOLY
Jefa Departamento Pediátrico, Hospital Al Sabeen

“La gente de las zonas más pobres no tiene comida. Hay madres que no pueden permitirse comprar leche para sus hijos así que usan el agua de cocer el arroz para alimentarlos, como si fuera leche”.

La guerra en Yemen no solo se ha cobrado la vida de al menos 10.000 personas sino que está matando de hambre a muchas otras. La ONU estima que al menos 14 millones de personas están en situación crítica y que, en este 2018, más de 400.000 sufrirán desnutrición severa, 15.000 personas más que en 2017.