Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Director de Genética del hospital del Papa explica por qué no es ético alterar el ADN


La comunidad científica se conmocionó esta semana cuando el científico chino He JianKui comunicó que había alterado el ADN de dos bebés gemelas para evitar que fueran portadoras del virus del sida.

La mayoría de los científicos tildan de 'excesivo' este experimento, han desencadenado un gran debate ético. Bruno Dallapiccola es genetista y desde 2010 es director científico del hospital Bambino Gesù, conocido como el hospital del Papa, y explica que este hecho traerá consecuencias.

PROF. BRUNO DALLAPICCOLA
Director Científico, Hospital Bambino Gesù
“A nivel científico, estamos acostumbrados a que cuando existe una barrera y esa barrera se traspasa se empuja esa barrera un poco más lejos. Ahora existe una gran incertidumbre porque, por desgracia, lo que gobierna en nuestra disciplina son los intereses económicos y no se descarta que estos intereses conduzcan a más experimentos de este tipo”.

La técnica usada para hacer este experimento con embriones se llama CRISPR. Esta recorta parte del ADN, y se reinserta de nuevo cuando está genéticamente modificada.

El profesor explica que la eficacia no es definitiva y que puede causar efectos secundarios que solo se manifiestan con el paso del tiempo.

PROF. BRUNO DALLAPICCOLA
Director Científico, Hospital Bambino Gesù
“El problema de estas tijeras es que cortan el ADN en decenas o centenas de partes diferentes del genoma. Cada corte realizado en el genoma puede inducir mutaciones o alteraciones de la estructura del ADN o alteraciones en la función del ADN”. “Los embriones se han convertido en un 'algo' y no en un 'alguien', como nosotros creemos que deben ser considerados”.

Las legislaciones mundiales, incluso en China, prohíben la alteración genética de un embrión porque impide el desarrollo natural del genoma, que debería permanecer inmutable.

Bruno Dallapiccola explica que la ambición por descubrir la técnica más avanzada provoca que los investigadores científicos pequen de falta de humildad.

PROF. BRUNO DALLAPICCOLA
Director Científico, Hospital Bambino Gesù
“Desde el punto de vista práctico, es una utopía pensar que si modifico una parte del genoma, creo el individuo perfecto, o el individuo exento de problemas. Por desgracia, en la investigación falta humildad”. “Hay un término que se usa mucho y es “jugar a ser Dios” y los investigadores debemos darnos cuenta de que no somos Dios y que debemos poner los pies en la tierra”.

Científicamente probado, no existe el ser humano perfecto. La cuestión es que estos grandes avances científicos que actualmente asustan y crean debates podrían convertirse en algo normal en cuestión de unos años. La pregunta es: ¿se traspasarán los límites éticos? y... ¿sobrevivirá la especie humana?.