Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Francisco: “Navidad es preferir la voz silenciosa de Dios al alboroto del consumismo”


Quienes asistieron a la última audiencia general no se olvidaron de que el lunes fue el cumpleaños de Francisco. Por eso se pudo escuchar alguna que otra felicitación mientras el Papa pasó entre la gente.

Esta fue la última catequesis antes de la Navidad y el Papa recomendó preparar este período con una inquietante pregunta.

FRANCISCO
“La máquina publicitaria invita a intercambiar regalos siempre nuevos para hacerse sorpresas. Pero me pregunto: ¿es esta la fiesta que le gusta a Dios?”.

El Papa explicó que en Navidad Dios desconcertó al mundo: no dio a los padres de Jesús comodidades. Es más, la familia se vio obligada a huir a Egipto. Por eso Francisco invitó a contemplar en silencio la primera Navidad. 

FRANCISCO
“Navidad es preferir la voz silenciosa de Dios al alboroto del consumismo. Esta es la invitación para la Navidad. Tómate un poco de tiempo, ponte ante el pesebre y quédate en silencio”.

El Papa dijo que contemplar la primera Navidad ayuda a descubrir cosas como esta: la capacidad de María y José para aceptar los continuos cambios de planes que Dios les puso en el camino. Recomendó imitar esa actitud de María y José.

FRANCISCO
“Cada uno de nosotros tiene escondida en el corazón la capacidad de sorprenderse. Dejémonos sorprender por Jesús en esta Navidad. Gracias”.

No faltó música en última audiencia general antes de la Navidad. En esta ocasión fueron los peregrinos venidos de Austria, quien dedicaron al Papa este canto al final de la audiencia.