Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa a diplomáticos: A la política se le pide altura de miras y no buscar soluciones de poco calado


Se trata probablemente de uno de los discursos más importantes que pronuncia el Papa. Es el tradicional saludo de año nuevo al cuerpo diplomático acreditado ante la Santa Sede, un momento en el que Francisco aprovecha la presencia de representantes de todo el mundo para señalar los logros y denunciar los errores de la política internacional.

En primer lugar, el Papa criticó la globalización desordenada, causa en parte del surgimiento de tendencias nacionalistas y políticas nacionales cada vez más sectarias.

FRANCISCO
“Considero importante que en la actualidad no falte tampoco la voluntad de un diálogo sereno y constructivo entre los estados, por más que sea evidente que las relaciones en el seno de la comunidad internacional y el sistema multilateral en su conjunto, estén atravesando momentos de dificultad, con el resurgir de tendencias nacionalistas que minan la vocación de las organizaciones internacionales de ser un espacio de diálogo y encuentro para todos los países”.

Por eso, abogó por una diplomacia multilateral en lugar del dominio del fuerte sobre el débil. Además lanzó un llamamiento a los políticos.

FRANCISCO
“A la política se le pide tener altura de miras y no limitarse a buscar soluciones de poco calado. El buen político no debe ocupar espacios, sino que debe poner en marcha procesos; está llamado a hacer prevalecer la unidad sobre el conflicto, que tiene como base“la solidaridad, entendida en su sentido más hondo y desafiante””.

Francisco recordó las guerras de Yemen, de Ucrania y especialmente la de Siria y los millones de refugiados que ha generado, muchos de ellos cristianos. De ahí que insistiera en la necesidad de que permanezcan en Oriente Medio.

FRANCISCO
“Es muy importante que los cristianos tengan un lugar en el futuro de la región y, por lo tanto, aliento a los que han buscado refugio en otras partes a hacer lo posible para regresar a sus casas y mantener y fortalecer los lazos con sus comunidades de origen”.

El Papa pidió de nuevo a las naciones que no cierren las puertas a las personas obligadas a huir de sus hogares.

FRANCISCO
“Todo ser humano anhela una vida mejor y más feliz, y no se puede resolver el desafío de la migración con la lógica de la violencia y del descarte, ni con soluciones parciales”.

Lamentó otros flagelos que vulneran los derechos humanos como son los abusos sexuales contra menores y la violencia contra las mujeres además de las consecuencias del cambio climático. También tuvo duras palabras contra el comercio de armas y su influencia en la política internacional.

FRANCISCO
“Las relaciones internacionales no pueden ser dominadas por las fuerzas militares, por las intimidaciones recíprocas, por la ostentación de los arsenales bélicos”.

Francisco no quiso olvidar tampoco la dramática situación que atraviesan países como Nicaragua, Venezuela, Irak, República Centroafricana, Níger, Nigeria, Mali o Camerún. Pero también celebró los acuerdos históricos entre Eritrea y Etiopía y las tímidas señales de paz en Sudán del Sur así como en la península coreana.

Por último, al recordar que en este 2019 se cumplen 30 años de la caída del muro de Berlín deseó que Europa no caiga en la tentación de construir nuevos muros.