Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

El espectáculo único de ver atravesar un barco por el Canal de Panamá


Una de las cosas que convierten a Panamá en un país único en el mundo es la presencia de una obra de ingeniería adelantada a su tiempo que ha transformado las comunicaciones en todo el planeta acortando las distancias.

El majestuoso Canal de Panamá es uno de los atractivos más distintivos de este país. Y desde el paso Miraflores, visitantes de todo el mundo pueden disfrutar así de este auténtico espectáculo: el paso por sus esclusas de esta nave de gran tonelaje. 

HUMBERTO
“Fue espectacular el momento en que bajaron las aguas y cruzó el buque”.

PABLO
“Es mucho más de lo que yo pensaba. Había visto vídeos, fotos... había leído artículos y libros pero... es impresionante, es imponente. Mucho más que lo que a uno le digan”.

JACK
“Estando aquí te das cuenta de cómo funciona el Canal pero lo que es más interesante es la propia historia de cómo se construyó el Canal de Panamá”.

Los franceses fueron los primeros que intentaron comunicar el mar Caribe con el océano Pacífico. Tras este proyecto fallido, los americanos asumieron la construcción del Canal gracias a un tratado con la Panamá que acababa de nacer como país, puesto que, hasta principios del siglo XX, Panamá pertenecía a Colombia.

A diario pasan unos 37 barcos por el Canal. El trabajo de unas 150 personas posibilita cada uno de los tránsitos. Una vez llega una nave a estas aguas, el capitán tiene que ceder su autoridad al personal del Canal.

Esta obra une 144 rutas marítimas que comunican 160 países y alcanzan más de 1.700 puertos en todo el mundo. 

Pero el Canal no es solo un prodigio de ingeniería que ha modificado el mundo, es también un espacio natural que alberga multitud de especies: al menos más de 1.125 variedades distintas de plantas, 200 de ellas consideradas raras, y unas 25 especies de aves protegidas.

Aunque la agenda del Papa en Panamá ya está cerrada, las autoridades del Canal no pierden la esperanza y han invitado a Francisco a visitar las instalaciones para que pueda disfrutar de una experiencia que solo es posible vivir en Panamá.