Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Francisco sobre Óscar Romero: Fue 'excomulgado' en los cuchicheos de muchos obispos


En la iglesia de San Francisco de Asís el Papa pronunció un largo y contundente discurso ante los obispos de centroamérica.

Comenzó recordando con solemnidad el sacrificio de los cristianos que fueron martirizados por denunciar las injusticias de los más pobres en las décadas pasadas. Alabó públicamente a los obispos que por aquel entonces se mantuvieron firmes pese a las críticas.

FRANCISCO
“Recuerdo que siendo cura joven el apellido de alguno de ustedes era 'malapalabra'. Y la constancia de ustedes mostró el camino. Gracias”.

El discurso estuvo lleno de referencias a Óscar Romero, canonizado por Francisco en octubre de 2018.

FRANCISCO
“Él también fue 'malapalabra': sospechado, excomulgado en los cuchicheos privados de tantos obispos”.

Francisco pidió a los obispos que sepan escuchar a la gente porque descubrirán que muchas veces deben aprender de su audacia y entrega. Recordó un caso muy reciente.

FRANCISCO
“Hablando de abuelas: ya es la segunda vez que la veo. La vi ayer y la vi hoy. Una viejita 'así' flacucha, de mi edad o más todavía, con una mitra. Se había puesto una mitra que había hecho con cartón y un cartel que decía: 'Santidad: las abuelas también hacemos lío'. Una maravilla de pueblo”.

Bromas aparte, Francisco insistió mucho a los obispos en que sean accesibles a los sacerdotes de sus diócesis. Y les puso el ejemplo de uno que conocía.

FRANCISCO
“Era bastante frecuente que, bastante frecuente que, cuando terminaba las audiencias por la mañana y no veía la hora de ir a comer, había dos curas ahí que no estaban en la agenda esperándolo. Y este volvía atrás y los atendía como si tuviera toda la mañana por delante. Dejarse incomodar y dejar que los fideos se pasen y las chuletas se enfríen. Dejarse incomodar por los curas”.

También comentó con preocupación que hay muchos cristianos que han olvidado el significado de la compasión.

El discurso que pronunció ante los obispos de centroamérica fue profundo, directo y muy exigente. Tanto, que al terminar pidió ayuda para predicar con el ejemplo.

“No se olviden de rezar por mí para que cumpla todo lo que dije”.