Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Francisco en misa con refugiados: “El miedo es el origen de la esclavitud y de las dictaduras”


El Papa Francisco visitó la Fraterna Domus a más de 30 kilómetros de Roma para celebrar la misa de apertura en el evento “Libres del miedo”, en el que participan organizaciones de ayuda a emigrantes.

A la misa acudieron migrantes y refugiados del Centro Astalli, una institución en Roma que cada año atiende a 21.000 personas y les ofrece apoyo para que recuperen su dignidad, su confianza y sus sueños.

Las lecturas de la misa recordaron el Éxodo del pueblo de Israel y su pavor al saber que los egipcios les perseguían. Moisés invitó al pueblo a “no tener miedo” y eso mismo pide el Papa Francisco a las personas que rechazan a los inmigrantes.

FRANCISCO
“El Señor nos habla hoy y nos pide que dejemos que él nos libere de nuestros miedos. “Libres del miedo” es este mismo el tema elegido para vuestro encuentro. Libres del miedo. El miedo es el origen de la esclavitud, los israelitas preferían ser esclavos por miedo. Y también es el origen de toda dictadura”.

Francisco explicó que cuando se encierra en sus propios miedos uno está “renunciando a su propia tierra de la libertad para volver a la esclavitud de Egipto”.

FRANCISCO
“Este encerramiento en uno mismo, signo de desconfianza, aumenta nuestro temor hacia los 'otros', hacia los desconocidos, los marginados, los forasteros. Que son los privilegiados del Señor, como dice en Mateo 25. Y esto se nota particularmente hoy, ante la llegada de los migrantes y refugiados que llaman a nuestra puerta en busca de protección, seguridad y un futuro mejor”.

Tras la homilía, los representantes del centro le regalaron este cuadro al Papa con una imagen de Jesús que rescata a Pedro del agua. “Representa al Señor Jesús, que recoge a Pedro, que está ahogándose en el agua y le pide: 'no temas'”.

Antes de marcharse, el Papa quiso hacer un pequeño y espontáneo agradecimiento a todas las personas que trabajan en el Centro.

FRANCISCO
“Querría agradeceros a todos el trabajo que hacéis. Los pequeños pasos son grandes pasos en la historia”.

Se despidió calurosamente de los enfermos que se encontraban en la primera fila y de algunos miembros del centro antes poner rumbo de vuelta al Vaticano.