Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa reza ante víctima y pide a Dios valentía para decir la verdad y reconocer el pecado


Uno de los últimos encuentros de la Cumbre contra los abusos fue esta liturgia penitencial para pedir perdón a Dios y a las víctimas. 

FRANCISCO
“Confiando en tu amor y bondad, te pedimos, que nos des valentía para decir la verdad y sabiduría para reconocer que hemos pecado y que necesitamos tu perdón”.

Después de leer la parábola del Evangelio del hijo pródigo, y de una homilía de un obispo africano, intervino una víctima de abusos. 

Es chileno y reside en Alemania. Con la voz entrecorttada, dijo que aún todos los días tiene flashbacks de lo que ocurrió. 

“Ahora se ha acabado y puedo seguir adelante. Debo seguir adelante. Si me rindiera ahora o me detuviese, dejaría que esta injusticia interfiera en mi vida”.

Luego tomó su violín e interpretó una composición de Bach para transmitir la esperanza con la que intenta comenzar de nuevo. 

A continuación, uno de los cardenales participantes, el español Ricardo Blázquez, leyó un duro examen de conciencia. 

“¿Qué abusos contra los niños y los jóvenes se cometieron por parte del clero y por otros en la Iglesia de mi país? ¿Qué sé sobre las personas de mi diócesis que han sido abusadas y violadas por sacerdotes, diáconos y religiosos?”

Después, el cardenal de Wellington, en Nueva Zelanda, John Dew, leyó en nombre de todos la petición perdón. 

“Confesamos que obispos, sacerdotes, diáconos y religiosos en la Iglesia hemos ocasionado violencia a niños y jóvenes, y que no hemos protegido a quienes más necesitaban de nuestra ayuda. Kyrie, eleison”.

No estaba previsto un discurso del Papa. Por eso, la ceremonia concluyó simplemente con la bendición de Francisco.