Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

¿Qué impacto ha dejado el Papa en Irlanda tras el Encuentro Mundial de las Familias?


Han pasado ocho meses tras la visita de Francisco a Irlanda para clausurar el Encuentro Mundial de las Familias. Miles de personas participaron en los eventos del Papa como en la Misa final en el Phoenix Park.

Francisco llegó a Irlanda en un período intenso. Recientemente se había votado 'sí' al aborto en referéndum y la Iglesia local estaba inmersa en un proceso de regeneración tras los escándalos de los abusos.

El embajador de Irlanda ante la Santa Sede y la ministra de trabajo dicen que a pesar de los problemas de la Iglesia en el país, el Papa sigue siendo considerado un líder.

DEREK HANNON
Embajador de Irlanda ante la Santa Sede
“Creo que el viaje reforzó el afecto por el Papa Francisco. Son muchos los problemas de la Iglesia a nivel institucional, como los abusos sexuales. Un mal terrible, como el Papa dijo. Pero a pesar de eso la gente lo aprecia”.

REGINA DOHERTY
Ministra de Trabajo y Bienestar (Irlanda)
“Vemos en él un fuerte liderazgo. Hay desafíos en la Iglesia, que también son los desafíos de la sociedad. Creo que como líder está intentando atender los asuntos humanitarios que afectan al mundo”.

Uno de los asuntos que Irlanda está afrontando es el de mejorar las condiciones laborales de los trabajadores.

El Papa ha denunciado en muchas ocasiones la explotación de los empleados y la importancia de conciliar trabajo y familia. Habló de este asunto con énfasis cuando visitó Génova, Italia, en 2017.

FRANCISCO
“Una paradoja de nuestra sociedad es que hay a la vez muchas personas que querrían trabajar y no pueden, y otros que trabajan demasiado, que querrían trabajar menos, pero que no pueden porque han sido comprados por las empresas”.

En Irlanda se ha cambiado la legislación en marzo de este año para mejorar las condiciones de los trabajadores; sobre todo en materia de horario laboral.

REGINA DOHERTY
Ministra de Trabajo y Bienestar (Irlanda)
“Lo que se pretende es evitar el empleo precario, como las horas no pagadas. La situación de los trabajadores se ha visto degradada en los últimos años. Por eso hemos establecido un nuevo salario mínimo, el segundo más alto de la Unión Europea”.

También han introducido medidas para proteger mejor a los trabajadores y que estos puedan defenderse legalmente de los abusos con mayores facilidades.