Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa a católicos de Rumanía: Si no se vive la fe con alegría, somos esclavos de nuestras tristezas


El Papa Francisco se encontró con la comunidad católica de Rumanía, que representa menos del 7 por ciento de los 20 millones de habitantes del país. 

En la catedral de San José presidió esta misa acompañado por unas mil personas en el interior. Pero en el exterior muchas otras siguieron la ceremonia gracias a pantallas gigantes. (GENTE FUORI 02.43/03.25/05.23)

Como era la fiesta de la Visitación de María a su prima Santa Isabel, el Papa habló de emprender caminos aunque sean difíciles, como hizo la Virgen.

FRANCISCO
“Contemplar a María nos permite volver la mirada sobre tantas mujeres, madres y abuelas de estas tierras que, con sacrificio y discreción, abnegación y compromiso, labran el presente y tejen los sueños del mañana. Entrega silenciosa, recia y desapercibida que no tiene miedo a 'remangarse' y cargarse las dificultades sobre los hombros para sacar adelante la vida de sus hijos y de toda la familia esperando 'contra toda esperanza'”.

Francisco evocó el pasaje del Evangelio de la Visitación para hablar de la relación entre las personas jóvenes y los ancianos, pues la Virgen visitó a Isabel, una mujer ya mayor. 

FRANCISCO
“Así, jóvenes y ancianos se encuentran, se abrazan y son capaces de despertar cada uno lo mejor del otro. Es el milagro que surge de la cultura del encuentro donde nadie es descartado ni adjetivado; sino donde todos son buscados, porque son necesarios para reflejar el Rostro del Señor. No tienen miedo de caminar juntos y, cuando esto sucede, Dios llega y realiza prodigios en su pueblo”.

El Papa recordó que Dios está junto a las personas, algo que debe ser siempre un motivo de alegría.

FRANCISCO
“Sin alegría permanecemos paralizados, esclavos de nuestras tristezas. A menudo el problema de la fe no es tanto la falta de medios y de estructuras, de cantidad, tampoco la presencia de quien no nos acepta; el problema de la fe es la falta de alegría. La fe vacila cuando se cae en la tristeza y el desánimo”.

Por último, Francisco invitó a los rumanos a construir la cultura del encuentro que su país necesita para combatir la indiferencia y la división.