Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Comienza la apelación del caso que llevó al cardenal Pell a la cárcel


George Pell está descontando una pena de 6 años de cárcel por abusar presuntamente de dos monaguillos en la sacristía de la catedral de Melbourne en 1996. El veredicto se hizo público en febrero y causó una gran conmoción por ser el más alto cargo de la Iglesia católica condenado ir a prisión por abusos.

Sin embargo el cardenal presentó un recurso y este se examina entre hoy y mañana. Tres jueces evaluarán si se sostiene la acusación de la víctima. 

La defensa de Pell ha subrayado con vigor que no existen evidencias de que se produjo el delito. La versión de la víctima no presenta evidencias.

El argumento de la defensa no probaría la inocencia de Pell pero apuntaría a que la primera condena fue sin pruebas sólidas. Puede que pasen semanas hasta que se emita un nuevo veredicto y este no supondría el fin del caso. Si una de las partes no está satisfecha podrá recurrir al Tribunal Superior de Australia.

Por el momento la Santa Sede ha tomado medidas cautelares: se le ha prohibido el ejercicio público de su ministerio sacerdotal y el contacto con menores.