Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Francisco en Pentecostés: El cristiano debe conciliar un mundo dominado por la cultura del insulto


El Papa celebró la Misa de Pentecostés en la plaza de San Pedro. Durante su homilía explicó que dos son las consecuencias de la llegada del Espíritu Santo en la Iglesia: paz y unidad.

FRANCISCO
“Es una paz que hace que el corazón sea como la profundidad del mar, que es siempre tranquila, también cuando en la superficie se agitan las olas”.

El Papa alertó del peligro de no respetar la diversidad en la Iglesia. Dijo que precisamente el Espíritu Santo mantiene la unidad en medio de las diferencias.

FRANCISCO
“Siempre tenemos la tentación de construir “nidos”: de juntarse en torno al propio grupo, a las propias preferencias, al igual con el igual, alérgicos a cualquier contaminación. Y del nido a la secta el paso es breve, también dentro de la Iglesia”.

Francisco reflexionó sobre una última idea: la necesidad de que los cristianos sean personas que concilian y que no ceden a la tentación del insulto. 

FRANCISCO
“Podemos decir que vivimos en una cultura del insulto, que se usa como la primera respuesta a una opinión que no se comparte. Quien vive según el Espíritu, en cambio, lleva paz donde hay discordia”.

En total, unas 25.000 personas estuvieron presentes en la Misa que pone punto final al período de Pascua en la Iglesia católica.

Al terminar Francisco saludó a los cardenales que participaron en la ceremonia.