Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Israel y Roma celebran 25 años de relaciones diplomáticas con concierto en la sinagoga de Roma


La embajada de Israel ante la Santa Sede ha organizado un concierto de música sacra judía para celebrar los 25 años de relaciones diplomáticas con el Vaticano.

Estuvieron presentes el secretario de Estado Vaticano, el cardenal Pietro Parolin. También el embajador de Israel, Oren David y el rabino jefe de la comunidad de Roma, Riccardo Di Segni.

Natham Lam, presidente de la Cantors Assembly Foundation, fue el encargado de preparar el concierto.

NATHAN LAM
Presidente, Cantors Assembly Foundation
“En una sinagoga, el cantor era la persona que se encargaba ayudar a rezar a pueblo. Es una figura que tiene unos 2400 años de historia, anterior a los rabinos. Es una misión que se nos encarga a algunas personas”.

NATHAN LAM
Presidente, Cantors Assembly Foundation
“Cuando cantamos intentamos explicar el profundo significado del texto. Compartimos muchos textos con la cristiandad. Esta noche es especial porque estamos interpretando salmos y otros textos comunes”.

Fue San Juan Pablo II quien visitó por vez primera una sinagoga desde San Pedro y fue en Roma. Desde entonces Benedicto XVI y Francisco han seguido sus pasos.

Natham Lam dice estas visitas dejaron huella en el mundo judío porque fueron una gran muestra de fraternidad.

NATHAN LAM
Presidente, Cantors Assembly Foundation
“En todo momento hay un deseo de diálogo y afecto y esto es muy bueno. Los judíos llevan viviendo en Roma desde hace 2200 años y es algo grande que el Papa tienda su mano y que esta comunidad lo reciba. Fuera de Italia y Roma, en los Estados Unidos, esto se ve como algo importante que muestra cómo se avanza el diálogo”.

Entre la Santa Sede e Israel hay cuestiones que todavía no están cerradas: por ejemplo, el estatus económico de la Iglesia católica en Tierra Santa. Quizá gestos como este pueden mejorar una relación entre dos Estados que cumple nada menos que 25 años.