Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Julia Greely, la esclava americana que podría ser santa


Julia Greely es conocida en Denver como el “ángel de la caridad”. Nació en la esclavitud en Missouri y desde muy pronto experimentó injusticias. 

Uno de sus amos le pegó con un látigo, y ella perdió la visión en un ojo. Por eso, la pintan con un ojo cerrado. 

Después de conseguir la libertad, trabajó en casas de familias blancas. En Denver conoció la fe católica y sintió una fortísima devoción al Sagrado Corazón, que duraría toda su vida. 

P. RON CATTANY
Archidiócesis de Denver (EE.UU.)
“Fue una esclava americana y una vez liberada dedicó su vida a ayudar a otras personas, a los menos privilegiados. Como esclava, conoció las injusticias de la vida desde una edad muy temprana. Pero no permitió que eso le impidiese vivir una vida de santidad”.

Cada mes visitaba a los bomberos de Denver para hablarles del Sagrado Corazón, llevarles rosarios y enseñarles oraciones, a pesar de que ella no había recibido ningún tipo de formación.  

P. RON CATTANY
Archidiócesis de Denver (EE.UU.)
“Julia no sabía leer ni escribir. Cuando uno piensa en los santos, piensa en las cosas que escribieron, pero lo único que tenemos de ella es una “X” que hizo en la escritura de una propiedad que alguien le dio. No hay nada más. En el momento de su muerte se desmalló en la iglesia del Sagrado Corazón y cientos de personas en Denver vinieron a verla, tanto ricos como pobres”.

Recorría las calles en la oscuridad de la noche para atender a los más pobres, y que no se avergonzasen de recibir ayuda.

Cuando exhumaron su cadáver, descubrieron que había sufrido artritis en manos, pies y espalda, pero no por eso había dejado de ayudar. 

P. RON CATTANY
Archidiócesis de Denver (EE.UU.)
“Este ángel de la caridad ha sido recordado por lo que hizo. No el hecho de que era una ex-esclava, no el hecho de que era negra, sino el hecho de que amaba a la gente. Y de que quería ayudar”.

En 1910, Julia Greely entró como seglar en la Orden Franciscana, y allí fue muy activa hasta su muerte en 1918. Tanto es así que los jesuitas de la parroquia del Sagrado Corazón de Denver la consideraban como la promotora más entusiasta del Sagrado Corazón.