Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa en el Ángelus: No se puede ser un cristiano hipócrita


Durante el rezo del Ángelus el Papa explicó que Jesús propone elecciones decisivas en la vida como escoger vivir según el Evangelio. Francisco dijo que esta forma de vida supone abandonar cualquier actitud de pereza, apatía, indiferencia o rechazo y acoger el fuego del amor de Dios.

FRANCISCO
“El testimonio del Evangelio se ha propagado como un incendio beneficioso, superando cualquier división entre individuos, categorías sociales, pueblos y naciones. El testimonio del Evangelio quema, quema cualquier forma de particularismo y mantiene la caridad abierta a todos, con preferencia por los más pobres y excluidos”.

El Papa aseguró que esta adhesión al Evangelio significa adorar a Dios y servir al prójimo. Así es como la Palabra de Dios puede cambiar el mundo cambiando el corazón de las personas.

FRANCISCO
“Para vivir según el espíritu del Evangelio es necesario que, de cara a las siempre nuevas necesidades que aparecen en el mundo, haya discípulos de Cristo que sepan responder con nuevas iniciativas de caridad”.

Pero, sobre todo, para vivir el Evangelio el Papa Francisco ofreció una receta, la coherencia, porque no se puede ser un cristiano hipócrita.

FRANCISCO
“Se trata de no vivir de forma hipócrita sino de estar dispuestos a pagar el precio de las elecciones coherentes”.

“Es bueno definirse como cristiano pero es necesario, sobre todo, ser cristiano en las situaciones concretas, dando testimonio del Evangelio que es, esencialmente, el amor por Dios y por los hermanos”.

Por eso, Francisco insistió en que Jesús llama a los cristianos a ser verdaderos discípulos, para que puedan difundir el fuego del amor de Dios en el mundo.