Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

El cambio que Juan Pablo II hizo en la plaza de San Pedro


La plaza de San Pedro no fue siempre así. Los adoquines que cubren el suelo, los famosos “sanpietrini” fueron colocados siglos después de que se terminara la famosa columnata de Bernini.

El último retoque a la plaza lo dio Juan Pablo II el 8 de diciembre de 1981, cuando inauguró este mosaico de la Virgen bajo la advocación de “Mater Ecclesiae”, Madre de la Iglesia y su lema “Totus Tuus”, “Todo tuyo”. 

Se inspira en una de las imágenes más antiguas que hay dentro de la basílica.

Juan Pablo II decidió colocarlo para agradecer a la Virgen su intercesión por haberle salvado la vida en el famoso atentado del 13 de mayo de 1981. 

Recordó que durante un encuentro con estudiantes del Congreso Univ, un universitario le había sugerido incluir una imagen de la Virgen porque de entre todas las estatuas que había en la plaza faltaba una dedicada a ella.